lunes, 15 de diciembre de 2014

Casa

Todos tenemos
una casa debajo de la tierra
donde la muerte late y late
y tic tac

En nuestra casa subterránea tenemos

ojos de mamá que miran la calle
que miran atrás
lejos
como si miraran otras vidas

Tenemos una casa

todos
debajo
muy debajo de la tierra
donde papá le inventa a las góndolas del mundo
las cosas que le faltan
le inventa bisagras a la vida
puertitas vaivén
que abren
que cierran 
que esconden

calesitas al sol

escaleras grises

Todos tenemos una casa debajo

con una silla avión tan voladora
con un avión 
tan silla
donde nace el vértigo de una libertad
que no cabe en las manos
en las manos nuevas

Hay una habitación

en nuestra casa que late
y todos sabemos ya
que lo que suena en sus orquestas
es la canción
más triste del mundo
en su compás bailamos los viejos olores conocidos
y una abuela nos lleva de la mano
a una tarde con sol
donde descansar

Todos tenemos una casa debajo

una casita cucú
que nos hace cosquillas en la planta de los pies

un lugar que conoce el destino final

de nuestro viaje a Roma
que siempre es un regreso

Y no queremos verla

a nuestra casa de adentro
que nos mira y nos espera y nos llama
y nos mece

y queremos dejar de pensar que afuera

hace
tanto frío

que afuera es

tan ajeno
tan de nadie
tan solo.