lunes, 24 de marzo de 2014

no a lugar

Tiene la espalda más triste
de todas las espaldas

en sus relojitos de colores
el tiempo se apura
se apura espantado

como si le hubieran abierto
ya
la puerta
a los miedos que acomoda por talle
en todos los rincones

a veces
sólo de vez en cuando
se mira las manos
se mira las letras

se sabe

pero en sus relojitos de colores
el día se apura
se apura espantado

como si le hubieran abierto
ya
la puerta

a la vida que estaba en otro lado