lunes, 14 de mayo de 2012

Escalera al mar

Salir

encontrar el túnel que atraviesa
la dentadura rocosa del otoño
jugarse la partida
de mayo
con el cuatro de copas en la manga
y ya

Y ya.

Que con el agua hasta el cuello
también se respira

Que la espera es un borde
esa costumbre
de perder
las vidas de repuesto

que el bien
viene escurriéndose
en su vanidad

y que el mal
no va a alcanzarle
a nadie
hoy
que tiene los pies
tan diminutos
y estropeados

hoy que estamos en oferta
y que nos compran el alma
los extraños

Hoy

que nos venden buzones
los fantasmas
mientras vamos bailándole
valses
a la muerte
a la mirona muerte
de primera fila
y animal print
y taco aguja

Ya.

Que cuando venga a buscarte
el miedo
-ese barco
hundido
en la memoria-
será tarde

que con el agua hasta el cuello
también se respira
se baila
se tiembla
y se reparten cartas
con los dientes,


que en la habitación dudosa
de la destripada duda siempre-a-medias
hay una ventana

que detrás de la ventana
se nace
y se desmuere

que con el agua hasta el cuello
la vida
también
abre sus aletas

y echa a andar.

20 comentarios:

  1. Estaba esperando algo nuevo.

    Yo creo que cuando se está con el agua al cuello... o mejor, a la altura de la boca, es cuando verdaderamente se comienza a respirar.

    Pero cuesta y duele aprenderlo.

    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  2. Con el agua al cuello, somos capaces de mucho más. No es una advertencia, es lo que late. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Y yo estaba lidiando con el pánico escénico, Humberto! Soy una especialista en el arte de acumular borradores inconclusos, frases que no cierran y puntos suspensivos..

    Con el agua al cuello: así me escribo ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Qué cosa, Joven llamado Cuervo, que algo lata de esa forma cuando todo aprieta..somos tan ur-gentes..no?

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es cierto. La vida es un riesgo.


    Y se debe vivir. Me encanta el poema.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. me gusta la muerte glamorosa y hasta sexy... debe tener algo para seducir a tantos suicidas... creo que la esperanza de algo nuevo se revela con la claridad, en el momento de estar hasta el cuello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El oscuro glamour de la muerte, sí..es extraño, pero tiene lo suyo, no? (Igual prefiero que mire desde bien lejos je) ;)

      Besos!

      Eliminar
  7. Con el agua al cuello descubrimos que teníamos mucha más fuerza de la que creíamos y comprobamos quiénes son nuestros verdaderos amigos y quienes no.

    De vez en cuando es necesario tener el agua al cuello para crecer(nos) y descubrir(nos).

    Un abrazo fuerte ( o dos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el del agua al cuello suele ser un momento revelador..

      Gracias por la compañía, Kayla

      Otro abrazo fuerte para vos (o dos!) ;)

      Eliminar
  8. (Entre nos, esos mamotretos que tenés que estudiar los conozco demasiado bien, ¿no nos habremos cruzado en algún ámbito? Además, recién ahora veo que sos de BA)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mamotretos! Jajaj (por suerte hoy ya me liberé definitivamente de algunos) Quién sabe..a lo mejor nos cruzamos? aunque para eso tendrías que haber andado por algún pasillo de la UNLP..

      Beso!

      Eliminar
  9. Sigue siendo todo todito un perfecto 'estar con la soga al cuello'.
    Y así, ¿cómo echar a andar?
    Imposible, me parece.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la metamorfosis adecuada, quizás?
      Quién sabe, no?

      Besos!

      Eliminar
  10. Sigo y sigo 'metamorfoseando'. Por eso en eso 'beso' en www.Ro-manoslibres.blogspot.com.
    Por eso, y para que "aunque estamos en oferta
    no nos compran el alma
    los extraños"
    (Gracias por tu visita)
    Abrazos grandes

    ResponderEliminar
  11. Con el agua al cuello... si, se pueden hacer muchas cosas pero que no suba más la marea por favor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno..más arriba probablemente ya ni lo notaríamos je ;)

      Besos!

      Eliminar
  12. Como un Don Nadie en la panza
    Me apuro a reclamar la fuente por romper
    - Dos mil de existencia pido hoy
    - No señor, no le esta permitido nacer
    Que si no le hago caso
    Ni a la madre que destengo
    A este que caso
    Le voy a hacer

    Que con la vida
    Hasta el cuello
    Los muertos también
    Abrimos nuestras aletas
    Hasta nacer.

    ResponderEliminar