viernes, 6 de abril de 2012

Gris

Irene no aprendió a disimular; desde la cerradura mira una vez más y vuelve a tumbarse al sol ficticio de la sala de espera más desesperada del otoño. Esto no es el silencio -piensa-, esto no es siquiera una respuesta, ni un pedido de auxilio, ni una palabra de aliento. Esto no es nada -se repite, retorciéndose en cámara lenta en un rincón. Mientras intenta acomodar las manos, Irene piensa en su jardín octabulario y desata un bostezo gris oscuro. Entonces, la sala se cubre de niebla y los impacientes se pisan los talones, se duelen, se nostalgian. No hay nada que hacer dice, arroja y casi susurra el cirujano negándose rotundamente a extirpar la nube negra que desde hace un tiempo habita el estómago de Irene. No hay nada que hacer, esto no es el silencio, esto no es nada, ella lo sabe y lo repite mientras camina lento hacia la calle de siempre, donde esperan los disantros. A la tristeza hay que llevarla bien puesta, piensa Irene, mientras bosteza la enésima nube gris al alejarse.

13 comentarios:

  1. Hay momentos donde todos los soles son ficticios,,, siempre ha sido imposible desde la lógica extirpar lo que no está, intuyo que es el precio de hacer presencias las ausencias.

    Respirar es una combustión para incinerar la lógica, eso creo hoy. Y la tristeza, como a cualquier resultado de la conmoción, sin dudas que hay que llevarla bien puesta.

    Un fuerte abrazo.
    Excepcional texto.

    ResponderEliminar
  2. Una nube negra que sale gris a través del bostezo, me pregunto ¿qué producirá ese cambio, qué agrisará esa oscuridad tan profunda?
    Bah, tonterías...
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  3. Muy original la forma de contarlo.
    Hay nubes tan grandes en el estómago...

    Un abrazo con sol ( o dos).

    ResponderEliminar
  4. Incinerar las viejas lógicas conocidas y respirar..

    Gracias, Juan

    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Lo que agrisa..quién sabe, supongo que cuando la escriben a Irene va agrisándosele la oscuridad (eso fue un neologismo?).

    Un abrazo, Humberto

    ResponderEliminar
  6. Gracias por el sol, Kayla...con lo que hace falta!

    Dos abrazos ;)

    ResponderEliminar
  7. Lo gris nos envolvió y después se incrustó dentro.

    Ahora ya estamos podridos.
    Es tarde.

    ResponderEliminar
  8. Me has dejado toda la piel erizada con el relato. Y con lo que transmite.

    ResponderEliminar
  9. ...y que siga sin haber estudiosos de la nada y sus métodos de extirpación...

    ...el otro día leí y anoté en el cuaderno, pues sabía que me haría falta, lo siguiente sobre la niebla (perdón por la extensión, pero me dijeron a la entrada del quirófano que era aquí donde debía rellenar el hueco de la nube con este dato...):

    'Un meteorólogo distingue hasta cuatro tipos básicos de niebla.
    La forma más común es la 'niebla de irradiación', y se forma tras la puesta del Sol por enfriamiento del suelo, que ha sido calentado por éste durante el día. Se disipa al amanecer.
    La niebla de viento también es producto de la condensación, pero en este caso debido al paso de masas de aire cargadas de humedad por suelos fríos. La niebla de vapor se gesta si una masa de aire frío se mueve sobre aguas más cálidas.
    Por último, las nieblas de precipitación se forman cuando llueve o nieva y el aire que está debajo de la nube está relativamente seco.

    Y ya. Entre esta espesa niebla me disipo ;))

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  10. Dios! Sos capaz de desgarrar y conmover a la vez. Poder de temblor. Esas nubes negras...

    ResponderEliminar
  11. Seguiremos insistiendo, Toro, aunque sea tarde ;)

    Besos


    Tierramojada..gracias por la visita, por lo menos te llevas un efecto :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Maquinista! No había incursionado en los detalles neblinosos..muy interesante! Podríamos agregarle el quinto tipo de neblina con la de Irene y sus nubes ;)

    (Y gracias por venir a rellenar el hueco en el lugar indicado, los del quirófano están trabajando complacidos entre nuevas nieblas)

    Un abrazo!


    Joven, uau! Gracias por la apreciación, te mando un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  13. A mí me pegó la frase de Luther King que dice algo así como "Si supiera que el mundo se acaba mañana yo, hoy, plantaría un árbol". Como que siempre hay algo que hacer, una esperanza que alimentar, un legado que fortalecer.
    Gracias por comentar de esto en mi entrada, ahora los relatos están unidos por algo más que el título.

    Saludos

    ResponderEliminar