miércoles, 14 de marzo de 2012

ciudad poker

...Y escucharte respirar mientras dormís
y sacarle a la vida
la máscara de poker
la punta del ovillo
los asuntos

y dejar de preguntarme
si esto
sigue siendo un trueno
mi estómago
o el fin de las respuestas.

Arrastrar una silla
y sentarme
en la esquina de tu vida
a penetrar
el miedo de lo ajeno
la espalda de la gente
el olvido de dios
mis agonías

y mudarme a tu ombligo
después
porque ya es hora

que si la última palabra del mundo es tu palabra
no me importa

que yo también me equivoqué de vida
y llegué tarde
pisándole a la primavera los talones
rodando
en una escalera
de pretextos
colgándome del brazo
de todos los trenes
que no van a Roma

Despegar

cruzarme
de techo
en techo
 todo el laberinto

y mudarme a tu ombligo
después
porque ya es hora

que si la última estación del mundo
son tus ojos
todavía puedo respirar.

24 comentarios:

  1. Contemplar lo que amamos mientras duerme es una de las experiencias más cruciales de la existencia. Es ya haber penetrado el olvido de Dios.

    Cómo se cansa uno de tomar los trenes que no van a/
    Tanto que cuando tropezamos con alguna pupila-estación el alma se aligera y respirar es como levantar las persianas de una habitación casi olvidada.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mucha nostalgia... tal vez aparezca ese tren con destino
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bello poema.

    El mirar el objeto de nuestro amor en silencio. Hermoso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Guau, qué preciosidad.
    Me encantaron los trenes que no van a Roma... y todo en general.

    Un abrazo agradecido ( o dos).

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso final. Como si hubieses llegado al cielo de la rayuela.

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilla, podría enamorarme de cada uno de tus versos..

    ResponderEliminar
  7. y respirar es como levantar las persianas de una habitación casi olvidada..qué lindo, Juan!

    Beso grande.

    En algún lugar de las intermitencias, Lapisla..por ahí anda rodando, tal vez

    Un abrazo.

    Me alegra que te guste, Gaucho, te mando un beso..

    ResponderEliminar
  8. A vos gracias, Kayla..esos trenes suelen ser valiosos, no?

    Un abrazo

    Qué buena descripción JovenLLamado, así se siente a veces terminar algo..

    Besos

    Qué lindo lo que decís, Himalia! Gracias por la compañía..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Un poema hermosísimo, no puedo decir más que he pasado, lo he leído y lo he dejado latir...

    Estoy de acuerdo contigo, es muy hermoso lo que dice Juan, '..y respirar es como levantar las persianas de una habitación casi olvidada...'-de hecho, lo había anotado para no olvidarlo antes de leer tu comentario- (y bueno, aún no sabes de ese rasgo de mi carácter que me empuja a pedir aquello que creo que 'ha de ser', pero quizás sea éste el mejor momento: ¿no te apetece escribir algo con ese regalo-verso? ;))

    Un abrazo bien fuerte. Gracias por el poema.

    ResponderEliminar
  10. Qué linda idea, maquinista! Es una de esas frases que tienen un corazón en algún lado..voy a intentar seguirlas a ver a dónde me llevan, obviamente serán tuyas después, también (y de Juan) ;) Besos!

    ResponderEliminar
  11. Viva!! ;))
    (y muchísimas gracias por escuchar y aceptar peticiones xD)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Me gusta,veo decisión en tu poema,reconocimiento,valentía,ilusión y un saber lo que se quiere sin importar todo lo demás.
    Que ese ombligo te dé todo su amor y que nunca dejes de respirar.Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  13. Tus palabras son oxígeno puro, Bosón..gracias!

    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  14. Que lindo ese viaje de techo en techo por la ciudad, hasta llegar a su mirada.

    ResponderEliminar
  15. Un texto que me hizo sentir que caminaba por una cornisa, pero sin saber exactamente qué podría suceder si caía para uno u otro lado. Es más, aún después de haber llegado al final, siento que estoy colgado.
    Como te habrás dado cuenta, quedé atrapado por el cómo.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  16. ¿Qué decir frente a un poema que nos devuelve el aire?

    Nada, no me sale nada, solo aire de nuevo, que ya es bastante!

    Brindo por tu poesía!

    ResponderEliminar
  17. De techo en techo suelen verse otras cosas..gracias por la visita, Lucas. Besos

    Humberto, tu comentario roza el alma de esa poesía como un tiro certero..una cornisa, eso mismo.

    Un abrazo ;)

    Pato, gracias! ..Yo brindo por tu inmensa energía y tu palabras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Muy bonito. En la contemplación del amor hay mucha poesía.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  19. Mis hijos han sido lo más observado del planeta, mientras dormían. Placer elevado al cubo. Besos alados.

    ResponderEliminar
  20. Gracias por la visita, Papámba..te mando un abrazo.

    Campanilla, sin dudas hay algo sublime en ese observar..

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  21. Un poema maravillosamente escrito, con sencillez e inteligencia. Sin duda me deja esta sensación de resguardo entre tanto desamparo y sinsabor, situación universal que envuelve a todos los seres humanos.

    Te dejo un saludo y te sigo.

    ResponderEliminar
  22. Que te deje sensación de resguardo..eso sí que es maravilloso. Gracias Matias, y bienvenido!

    ResponderEliminar
  23. Ey, se extraña algo nuevo, no es por meter presión, pero...

    ResponderEliminar
  24. Vienen algo complicadas las letras, Humberto..gracias por la presión jaja ;)

    Besos

    ResponderEliminar