jueves, 16 de febrero de 2012

Una pista más

Irene tiene un grito en la cabeza, uno de esos que echan raíces. De a ratos cierra los ojos y se sacude apretando los dientes. Pero no hay caso. Las ramitas casi tienen flores y desde esta mañana un par de hojas coloradas ya se asoman en su oreja. Los patirotos verdeazules, con la impiedad de siempre,  se desarman de la risa en todos los rincones empeorando aún más la situación. "¡Estás pegada al objeto, Irene!" grita un octábulo mientras relee por vigésimo cuarta vez el mismo párrafo chillón, y entonces el techo está a punto de venirse abajo (como siempre). Irene presiente la debacle, levanta una mano y le pide una pista más al monigote androfágico del solitario spider que va tragándose sus manos. Que va tragándose. Que va.

18 comentarios:

  1. La imagino rota por dentro, hilvanada por fuera. Puesta frente a la pantalla... Mezclando tic-tac, con Click-Click, con Bang-Bang,,, tan pegada al objeto (y a ese grito),

    Un abrazo, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Hay gritos silenciosos, pero que aturden, realmente.

    Buen texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Se traga sus manos y es como si la devorara toda, junto con el relato.

    ResponderEliminar
  4. Imagino como debe sentirse Irene después de escuchar tantas veces ese párrafo chillón,mientras las raíces se apoderan poco a poco de su cabeza,de su ser,y todo esto sin recibir una última pista que acabe por disipar todas sus dudas.Una pista más para su liberación.Besos muchos.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen texto
    Liberarse de los gritos, lograrlo finalmente
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. una reescritura de la "irene" de casa tomada...así la imagino

    besos*

    ResponderEliminar
  7. ¡Pero cuántas palabras altisonantes, cómo no habría de tener un grito estrangulado!
    Para gritar hay que decir algo junto con el aire que se expulsa, lo demás es berrido, de desesperación, de angustia, de náusea, casi animal...
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  8. "Rota por dentro, hilvanada por fuera", qué buena descripción! sin dudas, esa debe ser Irene.

    Gracias Juan, un abrazo.

    Gaucho, los gritos silenciosos: esos infranqueables..no? Gracias..

    Un abrazo

    Lucas, también creo que están devorándola, a ella y al relato.. esperemos que no la desaparezcan ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Así es, Bosón, sin una pista para su liberación..Irene desespera

    Muchas Gracias, te mando un beso

    Joven..podría ser un monstruo kafkiano, sí (aunque a ella no creo que fuera a simpatizarle la descripción jajj) Besos!

    Gracias Lapislazuli, me alegra que te guste..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Rayuela, había olvidado que la de Casa Tomada era una Irene! Me hiciste recordar que en su momento tuve que presentar un trabajo que consistía en darle una continuación a ese relato..ahora que lo pienso, es probable que aquello haya dejado sus huellas..

    Te mando un beso (y gracias) :)

    ResponderEliminar
  11. "Para gritar hay que decir algo.."
    Uff. Acabas de dejar un eco en esta habitación, Humberto ;)

    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Gritar sin ser altisonante es difícil, tus letras son un grito suave en mitad de una estepa altisonante.

    ResponderEliminar
  13. Que...

    ¿Se ha tragado tus manos?

    Por favor no que escriben genial!

    ResponderEliminar
  14. Me ha llenado de angustia y para que eso suceda ha de estar muy bien escrito.
    Te felicito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Mierda! Esos gritos en la cabeza, que echan raíces! Cómo no tenerlos!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  16. No, Pato...acá están! Un abrazo! (y gracias, siempre)

    Toro, gracias, por favor...espero que te hayas desangustiado ya, te mando un abrazo.

    Horacio, qué lujo..fuerte abrazo!

    ResponderEliminar