martes, 10 de enero de 2012

Bronca y mas allá

Vos no eras un tango
tanto lo odiabas
que casi
casi
te le parecías

Nunca fuiste un tango
y sin embargo
llorando
te bailé cuando te fuiste
sin dejarme
un puto perdón
donde apoyar la cabeza
donde poder dormir

7 comentarios:

  1. Despecho.

    Igual hay que tener cuidado, a veces el perdón de día es un camastro y de noche es una fiera que devora el corazón,

    Las personas casi siempre terminan siendo aquello que tanto tanto tanto decían odiar.

    Un fuerte abrazo, que dulce valentía bailar una ausencia.

    ResponderEliminar
  2. Subirle el volumen a la ausencia
    mirarla a los ojos
    ..y bailar

    ;) Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Francos y duros versos, pero repletos de esa sinceridad que solo sabe otorgar el corazón.
    De nada sirve un perdón si no conoce los alfabetos de lo que late.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Marisa, a veces las cosas salen "en crudo".. Besos ;)

    ResponderEliminar
  5. Apoyarse para no perder el equilibrio.....me gustó.

    Salud-os.

    ResponderEliminar
  6. Eso mismo, casi como en un tango..

    ;) Besos

    ResponderEliminar