lunes, 22 de octubre de 2012

Lunes después







Cuando vengan a buscarnos
las generalizaciones
con sus archivos de homo
sus viajes a Roma
sus pocitos ciegos

cuando vengan a meternos
en la bolsa de todos
y dejemos de hacernos
para que nos hagan

cuando la letra chica
venga a masticarnos
y digeridos ya
nos cuelguen
(prolijitos)
en una pared llena de escombros

cuando dejen de ser las cuatro
y te dispongas a dormir
porque ya es tarde

cuando el amor
se pierda en la farmacia
se pida en la farmacia
se venda
en la farmacia

cuando dejes de gritar

cuando nos cierren la puerta
del bar
donde te creo

cuando el fracaso
tenga
finalmente
su botón
cosido en la solapa

cuando vengan a colonizarte
las modas
con sus cuentos

y la guerra civil de tus orejas
levante
banderitas blancas

entonces

entonces vamos a ponernos graves
y debajo de la cama
de la terapia intensiva de la duda

vamos a buscarnos los pies

vamos a ponernos los pies
para saltar.



sábado, 26 de mayo de 2012

des orden

Esta es
mi casa en suspenso
mi ronda de moebius
mi nube anaranjada

Esta es la ventana donde apoyo
la nariz
y las preguntas

Aquel

es el cartel de recompensa
para quien considere amable
devolverme
los puntos finales que no encuentro

Esta
es mi forma extravagante
de decirte nada

Este es el panóptico
de mis errores
el túnel
donde la normalidad
huyó despavorida

Este es mi pronóstico
de ayer
y la que está sobre el fuego
es mi olla
de inconclusión
hirviendo


Este
es mi inventario
de problemas personales
con el tiempo

y las del rincón
son
mis plantas suicidas
al acecho

Esta soy yo
ese par de lagunas
son mis ojos
este
es el hombro
donde voy colgándome la vida
y esta
es mi expedición
de no alcanzarte.

lunes, 14 de mayo de 2012

Escalera al mar

Salir

encontrar el túnel que atraviesa
la dentadura rocosa del otoño
jugarse la partida
de mayo
con el cuatro de copas en la manga
y ya

Y ya.

Que con el agua hasta el cuello
también se respira

Que la espera es un borde
esa costumbre
de perder
las vidas de repuesto

que el bien
viene escurriéndose
en su vanidad

y que el mal
no va a alcanzarle
a nadie
hoy
que tiene los pies
tan diminutos
y estropeados

hoy que estamos en oferta
y que nos compran el alma
los extraños

Hoy

que nos venden buzones
los fantasmas
mientras vamos bailándole
valses
a la muerte
a la mirona muerte
de primera fila
y animal print
y taco aguja

Ya.

Que cuando venga a buscarte
el miedo
-ese barco
hundido
en la memoria-
será tarde

que con el agua hasta el cuello
también se respira
se baila
se tiembla
y se reparten cartas
con los dientes,


que en la habitación dudosa
de la destripada duda siempre-a-medias
hay una ventana

que detrás de la ventana
se nace
y se desmuere

que con el agua hasta el cuello
la vida
también
abre sus aletas

y echa a andar.

viernes, 27 de abril de 2012

Fondo del placard

Una sandalia rota, una bufanda a cuadros y restos inquietantes de lo que alguna vez fuera un todo. No hay caso: Irene ya buscó detrás de cada puerta y no encuentra sus pies. Es extraño pero ya no se alarma, aunque de a ratos se pregunta qué hacer con tantas medias (y llora a carcajadas -por supuesto- mientras los disantros la miran absortos levantando una sola ceja sin atreverse a largar otra consigna). Sólo nos queda el tiempo, qué absurdo -miente Irene- acomodándose las aletas mientras se termina el té.

domingo, 15 de abril de 2012

Este naufragio se autodestruirá



Otra vez sobremuriente
el domingo tironea
y baja
y se repite

(Yo creo que todos estamos enamorados de vos, sobre todo en el momento en que estás preparándote para reir. Vos tenes una cajita con un sol adentro y todos queremos estar cerca de tus hombros espiandote las manos cuando hablan. Es raro, pero yo soy buena cuando te miro)

Si tuviera algo que callarte
y si no te ofendieras
me sentaría a ver pasar
el milenio
en un rincón de vos

(Cuando te miro sé algo y tengo fundamentos. Porque después, desde ese círculo hasta el fin de la nada, yo no sé bien lo que digo o lo que pienso.. Y no me importa, si lo que quiero es atajar todas tus palabras y llevármelas en el bolsillo para sembrarme algo, una planta de vos en el estómago que me haga cosquillas con el viento)


Otra vez sobredurmiente
debo haberte soñado
unas palabras

Debo haberte escrito
una poesía
en blanco

una poesía
más triste que nosotros
una de esas
de contarle los dedos
al olvido

debo haberte contado
también
una escalera

unos versos con tango
y vereda angosta
y quién sabe

Debo haberte escrito
algo
una promesa

una tormenta eléctrica
un trueno
un maremoto

unas palabras
que eran
un naufragio

(Y aunque te suene raro, yo no quiero otra cosa más que convertirme en algo que quepa entre tus brazos)

viernes, 6 de abril de 2012

Gris

Irene no aprendió a disimular; desde la cerradura mira una vez más y vuelve a tumbarse al sol ficticio de la sala de espera más desesperada del otoño. Esto no es el silencio -piensa-, esto no es siquiera una respuesta, ni un pedido de auxilio, ni una palabra de aliento. Esto no es nada -se repite, retorciéndose en cámara lenta en un rincón. Mientras intenta acomodar las manos, Irene piensa en su jardín octabulario y desata un bostezo gris oscuro. Entonces, la sala se cubre de niebla y los impacientes se pisan los talones, se duelen, se nostalgian. No hay nada que hacer dice, arroja y casi susurra el cirujano negándose rotundamente a extirpar la nube negra que desde hace un tiempo habita el estómago de Irene. No hay nada que hacer, esto no es el silencio, esto no es nada, ella lo sabe y lo repite mientras camina lento hacia la calle de siempre, donde esperan los disantros. A la tristeza hay que llevarla bien puesta, piensa Irene, mientras bosteza la enésima nube gris al alejarse.

miércoles, 14 de marzo de 2012

ciudad poker

...Y escucharte respirar mientras dormís
y sacarle a la vida
la máscara de poker
la punta del ovillo
los asuntos

y dejar de preguntarme
si esto
sigue siendo un trueno
mi estómago
o el fin de las respuestas.

Arrastrar una silla
y sentarme
en la esquina de tu vida
a penetrar
el miedo de lo ajeno
la espalda de la gente
el olvido de dios
mis agonías

y mudarme a tu ombligo
después
porque ya es hora

que si la última palabra del mundo es tu palabra
no me importa

que yo también me equivoqué de vida
y llegué tarde
pisándole a la primavera los talones
rodando
en una escalera
de pretextos
colgándome del brazo
de todos los trenes
que no van a Roma

Despegar

cruzarme
de techo
en techo
 todo el laberinto

y mudarme a tu ombligo
después
porque ya es hora

que si la última estación del mundo
son tus ojos
todavía puedo respirar.

jueves, 1 de marzo de 2012

Asuntos Pendientes

No puedo
esto es una piedra
milenaria
enorme
apelmazada
Esto
es una montaña
creciéndome
adentro.

jueves, 16 de febrero de 2012

Una pista más

Irene tiene un grito en la cabeza, uno de esos que echan raíces. De a ratos cierra los ojos y se sacude apretando los dientes. Pero no hay caso. Las ramitas casi tienen flores y desde esta mañana un par de hojas coloradas ya se asoman en su oreja. Los patirotos verdeazules, con la impiedad de siempre,  se desarman de la risa en todos los rincones empeorando aún más la situación. "¡Estás pegada al objeto, Irene!" grita un octábulo mientras relee por vigésimo cuarta vez el mismo párrafo chillón, y entonces el techo está a punto de venirse abajo (como siempre). Irene presiente la debacle, levanta una mano y le pide una pista más al monigote androfágico del solitario spider que va tragándose sus manos. Que va tragándose. Que va.

jueves, 9 de febrero de 2012

Y si acaso no brillara

Desde este bar
anaranjado
negro
crepuscular

en esta esquina del gentío
triste lugar de párpados caídos

sobre esta camilla de dos patas
pariendo un anochecer
sin anestesia

acá
desde estos cuatro centímetros cuadrados
de cristal
que también llora
de a ratos
si respiro

en este pobre sitio
sitiado
de nadas
nadando en tazas
de café
de lluvia

desde esta esquina
(absurda, claro)
de la vida

te prometo

que no voy a creerle a la muerte
aunque me jure

jueves, 26 de enero de 2012

Horizonte

Y con charcos en los ojos
de a poquito
nos vamos poniendo
irremediables

nosotros

tan prescindibles
tan pasajeros
tan última estación

domingo, 22 de enero de 2012

Comunicado

Teniendo en cuenta
que el verano
acaba de llegar a su apogeo
y considerando también
que los disturbios
están generando
caos vehicular
quejas en el barrio
y movilizaciones
la administración
ha decidido
invitarte
elegantemente
(por supuesto)
a salir de mi cabeza
de inmediato

de lo contrario
voy a encontrarme en la obligación
de llamar
a seguridad

martes, 17 de enero de 2012

los trapitos al sol

Y entonces hay que sacarse
uno a uno
todos los trapitos
hay que encuadernarse
ordenarse
por colores
por fortunas
los aburrimientos
hay que saber
de una buena vez
que se está solo
felizmente solo
o solo
a secas
como un perro
Hay que desesperarse
un poco
(también)
porque la paciencia
tiene un batifondo
lleno de sospechas
(no me digas "no"
lo sé
de esperarte lo sé
paradita
firme
yo
la equilibrista
del punto suspensivo
de todas tus frases)
Hay que terminarse
los pies
definitivamente
hay que salirse
de adentro
de la cara
y echarse
a la vida
al agua
a las preguntas
así como vienen
las preguntas
esos perros
hambrientos
esa jauría
esa guerra siempre perdida
de antemano
Hay que sacarse
la respuesta de la boca
los trapitos
uno a uno
antes
de echarse al agua
antes de hundirse
felizmente solo
o solo
a secas
como un perro

jueves, 12 de enero de 2012

martes, 10 de enero de 2012

Bronca y mas allá

Vos no eras un tango
tanto lo odiabas
que casi
casi
te le parecías

Nunca fuiste un tango
y sin embargo
llorando
te bailé cuando te fuiste
sin dejarme
un puto perdón
donde apoyar la cabeza
donde poder dormir