martes, 29 de noviembre de 2011

Definición aproximada

Tantos años explorando la locura
sus predicadores
su expediente

sus rondas al sol
sus ministerios


Y no.


La locura es
un par de lentes
adiestrados
para verte la nuca
y respirar
siempre
cada vez
que el día echa a rodar
ese final del mundo
con banda sonora
y subtítulos
que es
tu despedida


La locura
es
un cuadro sinóptico
de tus lunares


Un manual de instrucciones
para no dejarte ir


Es que antes
antes
de esas constelaciones
rupestres
en tu espalda
que no sé contar
que me ponen tan
desordenada
y cursi
a la vida le faltaba
un pie
y de a ratos se caía

miércoles, 23 de noviembre de 2011

En qué estaba

No hay muchas maneras de decirlo, está claro: voy a llorar. Probablemente empiece despacio, con gotas chiquitas, redondas, gotas indecisas, titubeantes (y saladas, claro). Voy a llorar, está a la vista. Voy a inundar la habitación, la casa, la ciudad. Voy a arruinar el parquet, la escalera, el cpu, la cama. Voy a arruinarme los párpados, la decencia, la ropa. Voy a llorar como un planeta que llora. Voy a desprenderme de aquel borde y voy a nadar en mi océano de versos que no riman, ni pegan, ni venden. Voy a llorar, sí. Y van a quejarse los vecinos, por supuesto. Y va a cortarse la luz y mis plantas suicidas van a revivir con el agua y la tristeza. Voy a llorar (debo haberlo dicho ya, pero no importa). Voy a llorar con redundancias, con ecos, con veleros al sol, con tiburones, con cisnes, con radiohead, con rimel, con sorpresas. Voy a llorarme a mí, con el estómago, con cada roce de tus manos. Voy a llorarme tus manos, tu catálogo de manos, tus manos en el aire, en mi cintura, en la puerta. Voy a llorar tu sinapsis, tu adn, tu democracia, tu gobierno, tu aliento, tu vos entero, tu perro, tu patio, tu alfombra, tu metáfora, tu metonimia y todo eso. Uff.
¿En qué estaba? 
Ah, sí...voy a llorar.

martes, 15 de noviembre de 2011

Cinta de Moebius



Por esta calle se va a ningún lugar

Probablemente
no exista
en esta tierra
nada más común
y extravagante
y hermoso

domingo, 13 de noviembre de 2011

treinta cosas a la vez

Y encontrarte
entre cosas milenarias
Y mirarte como se miran
las fotos en cajones
cartelitos de stop
para que el mundo pare
a descubrirte
Ahí
el mundo
este lugar
se va corriendo
a dormir
entre tus dedos
apretándose
con todo
y su colección de moscas
su copa de más
su crematorio
para caber debajo de tu almohada
cuando respiras la noche
y te llevas
el todo con sus partes,
cuando cerras los ojos
y me apago
hasta otro día
Yo
que tengo
un vagón de redundancias
en las letras
un moño plateado
en el ombligo
Yo
que no soy
nada más que yo
con una noche larga por delante
y un cartelito de stop
para que el mundo pare
y te descubra