martes, 31 de mayo de 2011

vidriera

Es cierto
soy soldado que huye a ningún lado
tengo los pies gastados de correr
y a la cobardía le cuento unas historias
tan incoherentes
que dan risa
A veces
algunas veces saco las banderas
al sol, sí
porque el sol mata los ácaros
y ahuyenta los vampiros
y rompe los encantos
Es cierto
pero no sé
en el fondito negro de las cosas
creo que admiro a esa gente empaquetada
que se adorna con esmero
se empolva la cara
se pinta de rojo
se perfuma
se delinea los ojos
(¿para ver mejor, será?)
pienso
tendrán una brújula escondida
el maldito as bajo la manga
algo
ese secreto
que el vecino me niega con crudeza
mientras barre la vereda y yo estornudo
con un ritmo de locos
(sin paquetes)
Esa gente tan..
disciplinada
tan prolija
y combinada
que se cuelga los collares
siempre al tono
y lleva la moda hasta en las medias
tan agarrados
ellos
con uñas y dientes
de algo
que no puedo ver
ni oler
ni maldecir
Sabes
que a veces me hago
me voy pegando de a poco
todas las piecitas
y me asomo con la punta de los dedos
y no entiendo nada
y al instante ya no sé
si lo que quiero es llorar
o reírme de la risa
o mandarlos a todos
a algún lado (lejos, por favor)
Es cierto
soy soldado que huye
aunque a veces me hago
y otras
saco las banderas
al sol, sí
porque al sol
se nos va cayendo
de a poquito
todo el maquillaje

No hay comentarios:

Publicar un comentario