lunes, 31 de enero de 2011

Desaprender

De ellos aprendí
que para ser otro
a veces
sólo basta con buscarse en el espejo

...y que asustan bastante
esos
que no perdonan la alegría
(ese resto, esa moneda en el aire, esa... )

De vos
supe
mi infimisticidad
mi neologismo
mi torpeza

mi traje de colores
mi nariz colorada

mis antropías

Supe
que Sócrates
era un buen tipo

Y que a la noche hay que bordearla
muy despacio
para espantar a los pájaros que comen migas

supe que las hadas también duermen
o se enojan
o miran Gran Hermano
o, quién sabe..

¿Dónde están las hadas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario