miércoles, 28 de diciembre de 2011

Llamada

Irene está cansada. Por vigésima vez en el día presiona la tecla "comienzo" y se aleja corriendo, llevándose tres metros más allá su terror a que el microondas le fulmine las pocas ideas que le quedan. Le cuesta correr con los patirotos colgando de su espalda pero no puede evitarlo, el miedo siempre pudo más. "Estás desbordada, Irene" le repiten los disantros que se asoman a su comedor lleno de jugáminos y omblígodos entre los que ya resulta irrespirable transitar. A ella no le importa, ya no los envuelve ni los reconoce. "Vamos, Irene" -se escucha entre las olas- mientras abre el grifo y se zambulle en el lavamanos hasta desaparecer.

martes, 27 de diciembre de 2011

capitalismo y vos

No hace falta caminar estas veredas
tan llenas de nada
y más nada
y brillo

para entender
que los del marketing
deberían venir
a aprender
de tu sonrisa

jueves, 15 de diciembre de 2011

desde abajo

Querido Papá Noel:
para esta navidad
prometo
no volver a dudar
de tu medio de transporte
de tus hábitos nocturnos
de tu panza
eso sí
voy a pedirte
a cambio
que envuelvas para mí
en un papel brillante
una escalera
que me lleve
a la altura de las circunstancias

martes, 6 de diciembre de 2011

martes

Somos tan
minúsculos
cabemos
en una nota al pie
tenemos
un mal día
que más bien es
un colmillo enorme
Nos ponemos los brazos
y salimos
malvividos
igual
a divulgarnos

martes, 29 de noviembre de 2011

Definición aproximada

Tantos años explorando la locura
sus predicadores
su expediente

sus rondas al sol
sus ministerios


Y no.


La locura es
un par de lentes
adiestrados
para verte la nuca
y respirar
siempre
cada vez
que el día echa a rodar
ese final del mundo
con banda sonora
y subtítulos
que es
tu despedida


La locura
es
un cuadro sinóptico
de tus lunares


Un manual de instrucciones
para no dejarte ir


Es que antes
antes
de esas constelaciones
rupestres
en tu espalda
que no sé contar
que me ponen tan
desordenada
y cursi
a la vida le faltaba
un pie
y de a ratos se caía

miércoles, 23 de noviembre de 2011

En qué estaba

No hay muchas maneras de decirlo, está claro: voy a llorar. Probablemente empiece despacio, con gotas chiquitas, redondas, gotas indecisas, titubeantes (y saladas, claro). Voy a llorar, está a la vista. Voy a inundar la habitación, la casa, la ciudad. Voy a arruinar el parquet, la escalera, el cpu, la cama. Voy a arruinarme los párpados, la decencia, la ropa. Voy a llorar como un planeta que llora. Voy a desprenderme de aquel borde y voy a nadar en mi océano de versos que no riman, ni pegan, ni venden. Voy a llorar, sí. Y van a quejarse los vecinos, por supuesto. Y va a cortarse la luz y mis plantas suicidas van a revivir con el agua y la tristeza. Voy a llorar (debo haberlo dicho ya, pero no importa). Voy a llorar con redundancias, con ecos, con veleros al sol, con tiburones, con cisnes, con radiohead, con rimel, con sorpresas. Voy a llorarme a mí, con el estómago, con cada roce de tus manos. Voy a llorarme tus manos, tu catálogo de manos, tus manos en el aire, en mi cintura, en la puerta. Voy a llorar tu sinapsis, tu adn, tu democracia, tu gobierno, tu aliento, tu vos entero, tu perro, tu patio, tu alfombra, tu metáfora, tu metonimia y todo eso. Uff.
¿En qué estaba? 
Ah, sí...voy a llorar.

martes, 15 de noviembre de 2011

Cinta de Moebius



Por esta calle se va a ningún lugar

Probablemente
no exista
en esta tierra
nada más común
y extravagante
y hermoso

domingo, 13 de noviembre de 2011

treinta cosas a la vez

Y encontrarte
entre cosas milenarias
Y mirarte como se miran
las fotos en cajones
cartelitos de stop
para que el mundo pare
a descubrirte
Ahí
el mundo
este lugar
se va corriendo
a dormir
entre tus dedos
apretándose
con todo
y su colección de moscas
su copa de más
su crematorio
para caber debajo de tu almohada
cuando respiras la noche
y te llevas
el todo con sus partes,
cuando cerras los ojos
y me apago
hasta otro día
Yo
que tengo
un vagón de redundancias
en las letras
un moño plateado
en el ombligo
Yo
que no soy
nada más que yo
con una noche larga por delante
y un cartelito de stop
para que el mundo pare
y te descubra

viernes, 28 de octubre de 2011

por una calle empedrada frente a la estación

Y desatarme una trenza imaginaria
y caminar por el borde sin caerme
y armar un rompecabezas que se parezca a vos
como ese bar
que se te parece
que tiene un corazón en algún lado
que late
y tiene
un escenario
y música de cosas muy antiguas
Yo creo
que tu tristeza
es la única verdad del mundo
y creo
que lo demás
son espejismos

miércoles, 12 de octubre de 2011

al Este

Debería dedicarme a cosechar rabanitos
o a mirarte
Necesito un pasamanos
y dejar de pensar
y mover la casa
un poco más
al Este

lunes, 19 de septiembre de 2011

domingo, 18 de septiembre de 2011

Fondo

Cambiarse
como una moneda
de lata
y darse vuelta
para ver el mundo
esa moda aguachenta
ese filamento
el mundo.
Caerse
derrapar en el vicio
de saberse en cáscaras
capas de polvo
de colores
Arrastrarse hasta la orilla
sumergir las manos
el cuerpo
la cabeza
en el barro caliente
apretar los dientes
rasguñar los bordes
buscar en el fondo
y encontrar de todo
piedras
acertijos
vidrios rotos
diamantes
máscaras
canciones.
Buscar con las manos
embarradas
con la boca sucia
con los dientes
Buscar en el barro
de cabeza y hasta el fondo
entre los entres
las algas
la basura
buscar maloliendo
pataleando
despertando alrededor los cuerpos
que se abrazan
se hunden
Sacar
sacar de cuajo
entre la mugre
mientras las señoras miran
se espantan
se perfuman
se retuercen
vomitan.
Cambiarse
ponerse la piel
para tocar mejor
ponerse la piel
hasta encontrar un cuerpo
que también duele
y sumerge las manos
y te nombra.

domingo, 11 de septiembre de 2011

domingo, 4 de septiembre de 2011

Puro cuento

No juego, no les creo nada, tienen la boquita llena de aciertos y restos de comida muy mal masticada. Tienen la palabra justa, cuánta justicia y qué sonora y qué lindo suena todo. No juego. No respondo. Seré parte de la farsa, seguro, pero yo no apuesto. Mirá qué elegante, qué jugado todo, mirá qué linda la gente de bien, como te bienvienen y te aplauden. Yo no juego, los ombligos del mundo me dan caspa y la caspa me mancha la camisa y me da tos. No les creo, su doctrina succionante de calcetines ajenos me despierta todos los monstruitos, dejalos que duerman mejor, que ya es domingo. No les creo, la verdad no es un brazalete ni una flor en la cabeza. La verdad no tiene propietarios, ni exponentes fundamentalistas, ni fotos en facebook. La verdad no es esa pornografía barata llena de palabras bien, ni su producción de mitos malolientes, ni su buena fe, ni su lujuria. No juego. La verdad no está en una exposición. La verdad no es lo que querés mostrar. La verdad no es lo que querés. Yo tampoco sé dónde está, ni sé bien cómo buscarla, pero así no juego.

miércoles, 31 de agosto de 2011

no me hagas caso

Nadie puede prohibirme que quiera viajar en una mariposa
o que quiera escribirte con un lápiz
en un sobre
la palabra viento.
Y tener los pies fríos es tremendo
y también es injusto.
Y pedirte que me abraces puede sonar raro
así que
es muy probable
que nunca te lo pida
pero si querés
vos
abrazame igual
(que no hay problema)

jueves, 2 de junio de 2011

Editorial

Dos horas tratando de recordar una buena idea que -seguramente- no era tan buena después de todo. Qué más da, si al final escribo para nadie. No tengo amigos bloggers (bueno, debo haber tenido uno al que probablemente cansé con mi estilo plagioso y mis redundancias). Mis amigos son más bien comunes: esos con dos pies, dos manos y una cuerda. Mis amigos andan errando por este mundito loco, igual que yo. Ah, si...pero ya nadie me lee (ni siquiera yo). Soy muy mala publicista de mí, soy más bien mala escritora de mí y también soy mala recordando ideas que -seguramente- ni siquiera son tan buenas. A veces, de tanto de mirar el vaso medio lleno, me convenzo de que escribir para nadie tiene sus beneficios: podría redactar frases en los dialectos más oscuros, incluyendo esos horrores ortográficos que a veces me asaltan; podría emprender los dictados más obtusos de la historia o hasta podría decir la verdad y nada más que la verdad (aunque no lo juro). Podría crear un género literario al que llamaría...déjeme pensar, señor monitor (usted que tampoco me lee porque siempre está de espaldas)...lo llamaría "es lo que parece" (aunque para ser género está bastante largo y, bueno...a quién le importa). Quién sabe. Qué más da (¿de dónde habrá salido esa expresión y qué tendrá que ver?). Ves, estoy llena de paréntesis, las ideas me huyen cuando estoy así de cerca y ya nadie me lee (ni siquiera yo). Pienso que tal vez debería cambiar de idioma y por qué no de continente. Quién sabe. Dos horas reincidiendo en nada. Debería escribir unas palabras, unas instrucciones acerca de cómo fracasar en el intento. O debería bajar la persianita y dedicarme de lleno a perder malas ideas en las calles.

martes, 31 de mayo de 2011

sociedades de control

Vea usted
aseñorado señor
usted
(el de trajecito):
en su congreso de pulgas
tan reglado
y tan
tan
aburrido
prefiero las excepciones

vidriera

Es cierto
soy soldado que huye a ningún lado
tengo los pies gastados de correr
y a la cobardía le cuento unas historias
tan incoherentes
que dan risa
A veces
algunas veces saco las banderas
al sol, sí
porque el sol mata los ácaros
y ahuyenta los vampiros
y rompe los encantos
Es cierto
pero no sé
en el fondito negro de las cosas
creo que admiro a esa gente empaquetada
que se adorna con esmero
se empolva la cara
se pinta de rojo
se perfuma
se delinea los ojos
(¿para ver mejor, será?)
pienso
tendrán una brújula escondida
el maldito as bajo la manga
algo
ese secreto
que el vecino me niega con crudeza
mientras barre la vereda y yo estornudo
con un ritmo de locos
(sin paquetes)
Esa gente tan..
disciplinada
tan prolija
y combinada
que se cuelga los collares
siempre al tono
y lleva la moda hasta en las medias
tan agarrados
ellos
con uñas y dientes
de algo
que no puedo ver
ni oler
ni maldecir
Sabes
que a veces me hago
me voy pegando de a poco
todas las piecitas
y me asomo con la punta de los dedos
y no entiendo nada
y al instante ya no sé
si lo que quiero es llorar
o reírme de la risa
o mandarlos a todos
a algún lado (lejos, por favor)
Es cierto
soy soldado que huye
aunque a veces me hago
y otras
saco las banderas
al sol, sí
porque al sol
se nos va cayendo
de a poquito
todo el maquillaje

domingo, 22 de mayo de 2011

terraza del mundo

Necesito
un lugar finito
por donde caminar
un paso
o dos
(chiquitos)
algo por hallar
algo de las hadas
algo...
un sombrero con plumas
un vestido largo
largo hasta el mar
largo hasta tu risa
Un silencio con manos
una canción de enero
con olor a madera
a lluvia
a piedra libre
Algo de tu sombra
con olor a sol
en la terraza del mundo
Necesito que me cuentes
un cuento
que me atraviese las ganas
y me cuente los dedos
uno a uno
Es que a veces me olvido
me confundo
me pliego
me enredo en el aire
y sin embargo

que si vos le guiñas un ojo
el mundito inacabado
este
que nos cuentan
te sigue a donde vayas
se viste de fiesta
se esclarece

miércoles, 11 de mayo de 2011

Once

Gracias
por el cantito
el barco pirata
el tren
el divino botón
la mano
Constitución
los locos
la cabina
la espera
el televisor
la humedad
Los Beatles
la alfombra gris
el poster
las naranjas
un almanaque chiquito
en el que yo viajaba
Gracias
por el humor
la llave
la corrida
el patio
el limonero
el rosa
la terminal
los guantes
el calor
la lluvia
la fisiología
Guyton
Gracias
por el doctor
el mundial
Buenos Aires
la piel
el palo de hockey
la zanahoria
el manualcito verde
el papel
la química
Arenales
la ceniza
los escombros
el ave fénix que fui
tantas mañanas
Gracias
por la sangre
la cuchara
la deuda interna
el universo
la torta negra
el verano
la noche
la memoria
Gracias por Alicia
y por el no cumpleaños
gracias por la cruz
el pic-nic
la fuerza
el caballito
el jardín japonés
los peces
las estrellas
Gracias
por el idioma
el "obispo"
el cine
el dolor
la arena
la avenida
el verso
Gracias por la nariz
que me cuida de tocar
tanta cosa podrida
Gracias
por las manos
los colores
el amanecer
la risa
la frazada
el olvido

Gracias

Gracias
por haber tocado el mundo
y haberle sacado su disfraz

martes, 10 de mayo de 2011

domingo, 8 de mayo de 2011

Lugar

En algún lugar existe, debe existir una playa con arena clara y gaviotas y caracoles. Debe existir una casa blanca con una ventana enorme desde donde se ve el mar, se respira el mar, se escucha el mar. En algún lugar en una casa blanca cerca del mar deben ser casi las diez y debe estar muy limpio el cielo y muy azul. Y el sol debe brillar sobre piedras de colores que el viento no arrastra. En algún lugar el mar se ve desde una ventana enorme en una casa blanca sobre una playa desierta que se esconde del mundo y su atropello, su caso cerrado y sus veredictos. En algún lugar, al que no llego (aunque estiro los brazos y el tiempo y la templanza) existe, debe existir un lugar azul en una playa sin nombre donde tal vez..

martes, 3 de mayo de 2011

allá atrás

Lo que no veías,
con la música tan alta
en tus orquestas,
es que yo iba corriendo
y tenía
unos pies chiquitos
y vos me apurabas
-dale-
y yo corría
corría
y te quería
con desesperación
te quería
y no veías mis pies
que eran unos pies tan torpes
tan
descalzos entre los escombros
(de tu orquesta
y tus violines)
que se confundían con esos ejércitos
de hormigas
que nunca alcanzaba
Pero yo corría
y vos me apurabas
con tu magia verde
y tu guitarra
y tus enormes pianos
y tu orquesta
pero mis pies
no llegaban
y vos
en tu nubecita
de algodón
de espuma
(quién es el más bello, espejito espejo?)
no veías nada
y mientras yo corría
vos
tu piano en la mano
y tu escoba vieja
empezaban a caerse
se caían

sábado, 26 de marzo de 2011

des nutrición

Este último escrito
tan endiabladamente inconcluso
y tan errante
está constandome
casi tanto como vos
y el analista
y los martes

estoy pensando seriamente
en la posibilidad de echarlo al agua
con un poco de sal
para convertirlo
sin remordimientos
(ni despedidas previas
ni sepulturas)
en una sopa de letras
con gusto a cualquier verdura

miércoles, 16 de marzo de 2011

ser o

Qué estupidéz
todo esto

un mundito de colores
que no puede tocarse

un hada madrina
tan virtual
tan transparente

un conglomerado gris
de calefones sin biblia

un día sin uñas
ni pies

un trajecito
de viento

miércoles, 9 de marzo de 2011

exhortación

Esta necesidad
tan
agnóstica
tan
no way out
estas ganas viejas
de hacer explotar todas las bombitas
que te bailan heavy metal
en una tostada sin quemar

este día tan
trabado
que se enredó en una percha
cuando intentabas colgarte
en un collar
el paradigma denso
de la nada

esta genealogía
de importes
esta verdulería de versos
estas ganas

este molinete
trágico
de olvidos

esta banda de rock
que ensaya
en el entrepiso de una idea

esta sospecha de plagio
tan redundante
y lírica
(o esta paranoia)

esta exportación
de negaciones

este cuidado con el perro
este humor sin democracia

estas ganas de contarte
un cuento
para no dormir

viernes, 4 de marzo de 2011

carta

Cuando el mundo
cuelga en un hilo
deshilachado y solo

y esa tristeza malquerida
viene rodando
en sus aludes

llevame
a donde sea

Ofrenda

Nos quedamos con tu soledad

Yo
te deslizo una canción
con pañuelos en un puerto gris
con aire de mar
y sal hasta en los huesos

y me pregunto
por toda la eternidad

qué suplicaban tus ojos
al cerrar
aquella vieja puerta
llena de salidas

martes, 22 de febrero de 2011

quejas en el barrio

Podes decir lo que quieras, pero yo creo que el solitario spider es un fraude. Creo que la araña tiene una papa frita atravezada en el esófago y no puede dormir de tanto azar. Creo también que las diagonales muchas veces no se cruzan (matemática pura, puro cuento). Creo que a las obviedades se las lleva el viento y creo que el espejo es un tipo bravo, qué tipo ese (el del espejo). Creo que salir para un lado y terminar para el otro también puede ser una osadía. Creo que barrer la vereda es una actividad tautológica, y que de la catarsis no se vuelve aunque se disimule. Creo que las casualidades son casualidades puras, pero qué cosa rara. Qué cosa. Creo que en el estómago hay una civilización oscura, antiquísima y sabia hasta la bronca. Creo que el asombro es una fiesta con guirnaldas y fuentes azules con agua de mar y caracoles y quién sabe. Creo que la rima puede no arrimar a ningún lado, y que todo lo que digas puede ser usado a tu favor, por qué no, por cuánto sí. Creo que creer desordenado no tiene sentido, pero cambia. Creo que repetir tantas veces la palabra "creo" crea hostilidades y hastío y quejas en el barrio. Creo que la dialéctica viene bajando desnuda por un acantilado y estamos abajo, ahí nomás, como si tal cosa. Creo que en algún rincón de esta bola gigantesca debería existir un balneario exclusivo para quejosos crónicos con sectores cuidadosamente diseñados para patalear porque sí. Creo que los mosquitos también pueden complotarse y que probablemente Benveniste haya estado equivocado o amenazado de muerte o loco. Creo que la esperanza no es lo último que se pierde, y que las frases hechas deberían retirarse del mercado con chaleco de fuerza y rivotril y espanto. Creo que el psicoanálisis también puede mentir (de acomplejado nomás o de culposo). Creo que al mal tiempo, mala cara y viceversa. Creo que el punto de vista se fue por la borda y que el océano es un lugar hiperkinético y azul. Creo que, definitivamente, las hadas se perdieron buscando al resacoso grano de paciencia aquel que cavaba un hoyo en el desierto cuando todo estaba a punto de empezar.

domingo, 13 de febrero de 2011

frasquito

El mundo entero es un gran plagio
(también)
y estoy plagiada en el espejo
y no me espanto

Y desde el montón te tiro bollitos de papel
uno
dos
tres..

pero vos me regalaste
un frasquito
con chiquitolina y pan de ayer
y dudas

Y ahora me miro en el espejo
y no me espanto
(qué horror)

Uno
dos
tres
desde el montón

Ojalá me escribieras un verso
de cualquier color



Las siete

Las siete. Y la almohada empapada como cada martes. Él se sacude y lucha entre las sábanas como tantas veces, pero esta vez los tentáculos que le envuelven el pescuezo se empeñan con tanta fuerza en el asunto que terminan en un nudo infinito en medio de la cama. Con un esfuerzo espasmódico y desesperado logra torcer la mirada para ver la hora, pero el reloj ha caído esta mañana entre las algas de lo que parece ser el fondo. El sonido lejano del teléfono le hace sospechar que es tarde, probablemente demasiado. Vuelve a sacudirse pero el nudo parece apretarse más y más con cada movimiento. Intenta entonces relajar sus piernas y estirarlas de a poco hasta alcanzar un borde. El teléfono vuelve a sonar, una voz de mujer cruje un idioma ininteligible en el contestador. Es tarde. Con dificultad ensaya un suspiro y desde la profundidad alcanza un respaldo con el pie derecho. Con paciencia inusitada busca la posición adecuada para enganchar la extremidad y comienza a tirar mientras que con sus manos agotadas retuerce el tentáculo violáceo que ha quedado a un costado de su oreja. Él tira. Tira y retuerce. Al cabo de lo que parecen haber sido unos cuantos minutos ha logrado acercar su boca al brazalete aquel y ahora lo muerde con una furia sobrehumana hasta cortarlo. El teléfono ha dejado de sonar. Es demasiado tarde. De nuevo a correr y a arrastrarse entre sábanas salitrosas y peces para meterse en el traje azul casi sin secarse. Un día más a correr hasta el ascensor, hasta la puerta de salida, hasta la calle, sin notar que un tentáculo ha quedado colgado de su nuca.

domingo, 6 de febrero de 2011

Este es medio feo

Yo te hablo con mis voces
todas mis voces en el aire
como un tsunami rabioso
de finales del mundo
y de avioncitos de papel picado
y broncas como tango
y ganas.
Yo te escribo con mis poquedades
y mis criolladas
con letras grandes y luces y estrellitas
para que veas unos puntos suspensivos
que son así de maldecibles
así de torpes
tan torpes
que dan
a veces
ganas de abrazarlos fuerte
para espantarles el susto
de andar solos por la calle.
Yo te digo cosas
que no riman
ni pegan
ni venden
ni atraen.
Yo te digo cosas
que están solas
y que llevan
un moño colorado en el ombligo
(que no se ve en el espejo
pero que brilla cuando apagas la luz).
Yo te creo
y te agradezco el espejismo como puedo..
así
con mis broncas como tango
y con mis ganas.
Con mis cosas de papel picado
que no riman
ni pegan
ni venden
...aunque les brilla un moño en el ombligo si apagas la luz.

viernes, 4 de febrero de 2011

lunes, 31 de enero de 2011

Desaprender

De ellos aprendí
que para ser otro
a veces
sólo basta con buscarse en el espejo

...y que asustan bastante
esos
que no perdonan la alegría
(ese resto, esa moneda en el aire, esa... )

De vos
supe
mi infimisticidad
mi neologismo
mi torpeza

mi traje de colores
mi nariz colorada

mis antropías

Supe
que Sócrates
era un buen tipo

Y que a la noche hay que bordearla
muy despacio
para espantar a los pájaros que comen migas

supe que las hadas también duermen
o se enojan
o miran Gran Hermano
o, quién sabe..

¿Dónde están las hadas?

miércoles, 26 de enero de 2011

conejo del azar

No lo creyó, ni lo contó siquiera, es probable que no lo sepa tampoco (o lo sospeche), pero en la luna hay un conejo en puntas de pie sobre su siglo arrojando monedas desde alguna orilla. Claro. En la luna hay una fuente azul con agua de mar y caracoles y piedritas blancas y corales, donde las horas tienen formas como nubes o son nubes las horas (quién sabe, quién osara decir, quién se atreviera). Quizás lo sepa el conejo -o lo sospeche-, será por eso que cambia monedas por cartas sin póker en su fuentecita azul de cosas raras. Desde el otro lado le gritan otros de otros remolinos sin sal de arenas movedizas ni dialectos. Le gritan otros de otros artefactos unos abecedarios de jungla con letras hectáreas solas de desierto. El conejo, mientras, sonríe y arroja monedas a sus espejismos cantando lo que suena del tango con coros de astronautas y niños con vals y banderines. El conejo canta bajito en sus orillas raras de horas nubes y sus musas de algodón y su tristeza.
En la luna hay una fuente azul con agua de mar y caracoles y piedritas blancas y corales.

sábado, 1 de enero de 2011

cuentito sin hada

Dibuja estrellas
las acomoda con paciencia frente a tu ventana
y se va
dejando
miguitas de pan
en las veredas