sábado, 6 de febrero de 2010

No tan azaroso

Ay vudú blanquisonante
...si ese nombre es mío
porque vos lo acomodaste prolijito
negro
con imprenta mayúscula
con dolor
con furia
con olor a marzo y a pileta
en un papel de seis o siete
que hoy está ajado en un sobre largo y tartamudo
donde también guardo tickets
y piedritas de colores
que se descuelgan de mis aros grises
cada vez que me desnudo
de ropa
y de rutina.
El nombre es mío
el mar es mío
el viaje es mío
pero el bosque es tuyo
y la arena es de nadie.
Vos acomodaste mi nombre despojado
por debajo de la puerta
mientras yo me iba llorando a carcajadas
en un manicomio ambulante
que estaba sucio y frío
(y algo incómodo también)
para tanta lujuria boquiabierta
para tanta calma repentina.
Vudú de vudúes
yo tengo un nombre no tan azaroso
de abril o de marzo
en el bolsillo del saco más sacado del ropero
y ese nombre es mío
porque vos lo acomodaste en comodato
por debajo de la puerta
mientras yo dormía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario