lunes, 18 de enero de 2010

Vaciar el día

Vaciar el día hasta quedarme sola con tus ideas clave y tu millón de ojos. Vaciar el día hasta encontrarte hermoso o harapiento, feliz o claudicado, rojo, azul, violeta o amarillo. Vaciar el día como un tacho, volcarlo y sacudirlo hasta caer vos y tus ocasos. Vaciar el día hasta hallar tu sin-sabelotodo y tu canción de cuna. Vaciar el día hasta dejarte mudo y sin trota-librito gris. Vaciar el mundo hasta caer en vos como un milagro, hasta caerte en mí como un hallazgo. Vaciar el día hasta encontrar el caminito de nos, que nos, como nosotros, como un nosotros con rima de buenos versos pero a gritos. Un nos cayendo pero agarrándose al piso. Un nos celebrando el destiempo y la escalera sin caracol ni arena ni balanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario