lunes, 13 de abril de 2015

Sepia

Un lunes más
de edición limitada

trae colgada en los parlantes
una canción de Ismael Serrano
más triste que la vida

se huele en el aire
el algo que te falta
lunes
como si te hubieras despertado en blanco y negro
y te cayeran del cuerpo 
las hojas secas 
de todos los otoños

como si el tiempo hubiera sido
un pestaneo
mientras mirabas el cielo
de un domingo
allá
allá
quién sabe donde

lunes
lunes
tu letra chica tiene un tictac
en varios idiomas
y tu cuerpo principal
es una sopa de letras de colores
que no existen

lunes de algo que perdimos para siempre
y que dejó ese olor 
a perdidas cosas buenas 
en el aire

lunes que no quiero sacudirte
ni mirarte a los ojos
ni ponerte al sol

es que
tengo
un poco 
de infinito miedo
a tu enorme desolvido.



lunes, 15 de diciembre de 2014

Casa

Todos tenemos
una casa debajo de la tierra
donde la muerte late y late
y tic tac

En nuestra casa subterránea tenemos

ojos de mamá que miran la calle
que miran atrás
lejos
como si miraran otras vidas

Tenemos una casa

todos
debajo
muy debajo de la tierra
donde papá le inventa a las góndolas del mundo
las cosas que le faltan
le inventa bisagras a la vida
puertitas vaivén
que abren
que cierran 
que esconden

calesitas al sol

escaleras grises

Todos tenemos una casa debajo

con una silla avión tan voladora
con un avión 
tan silla
donde nace el vértigo de una libertad
que no cabe en las manos
en las manos nuevas

Hay una habitación

en nuestra casa que late
y todos sabemos ya
que lo que suena en sus orquestas
es la canción
más triste del mundo
en su compás bailamos los viejos olores conocidos
y una abuela nos lleva de la mano
a una tarde con sol
donde descansar

Todos tenemos una casa debajo

una casita cucú
que nos hace cosquillas en la planta de los pies

un lugar que conoce el destino final

de nuestro viaje a Roma
que siempre es un regreso

Y no queremos verla

a nuestra casa de adentro
que nos mira y nos espera y nos llama
y nos mece

y queremos dejar de pensar que afuera

hace
tanto frío

que afuera es

tan ajeno
tan de nadie
tan solo.



miércoles, 11 de junio de 2014

media verdad al revés

"Yo sólo te conté
media verdad al revés
que no es igual que media mentira" J.S.


Piensa en blanco y dice negro. Y dice negro y dice negro. Irene tiene un desorden de verdades colgando en el cuarto escalón y dice negro mientras piensa en blanco. Entonces sabe que todo está en mitades: media mesa, medio cielorraso, media sonrisa, media canción. Y ne. Cuando el medio teléfono suena, Irene (que esta vez es Ire) ensaya medio paso y dice "ho" antes del medio colgar. Ho, bla (ne), para que el octabulario, completo -como siempre-, saque de su galera plateada la perorata del tiempo y blablablá. Uno, dos, tres cansancios le acercan consonantes dibujadas cuidadosamente con azules marinos en papeles de carta viejos como sombras. Ella casi medio sonríe pensando en medios antiguos sábados que apenas se dejan ver entre el medio pelo del medio decir de un medio algo que parecía entero. Media gente (medio triste) con medias de colores que se arrepiente de la mitad de sí misma a mitad de esas canciones que nadie quiere en mitades. Después, cuando es medio tarde -claro-, se sienta media Irene a escribir media palabra que nadie entiende, mientras la mitad restante, sin cuerpo ni disantros en los medios hombros, levanta su medio vuelo buscando una estación impar que medio le gusta.

lunes, 24 de marzo de 2014

no a lugar

Tiene la espalda más triste
de todas las espaldas

en sus relojitos de colores
el tiempo se apura
se apura espantado

como si le hubieran abierto
ya
la puerta
a los miedos que acomoda por talle
en todos los rincones

a veces
sólo de vez en cuando
se mira las manos
se mira las letras

se sabe

pero en sus relojitos de colores
el día se apura
se apura espantado

como si le hubieran abierto
ya
la puerta

a la vida que estaba en otro lado

viernes, 13 de diciembre de 2013

el jueves tampoco es un color

Nos sobran tantas cosas
vos sabes
nos sobran picaportes
los dedos de sacarse una pestaña imaginaria
del ojo derecho
Nos sobra el interruptor
porque: qué importa ya
nos sobran
pulseritas colgando
esas campanas
que anuncian platos
vasos
mayonesa
Sabemos que nos sobra una silla en el medio
y papeles
uff
papeles de acomodar
de enumerar
de pensar
de transcurrir
Vos sabes
que nos sobra la esquina de la cama de hasta cuando
Nos sobra el techo que tapa
la lluvia de meteoritos
que no vemos
Nos sobran dos años o tres
o mil, mejor
Nos sobra tic tac
tac tac
¿dónde estarán mis llaves?
Hay un escalón que sobra
también
y una baldosa ahí, al costado
que no vamos a pisar
jamás
Hay un puente levadizo
de selvas y cosas
que sobraría también
pero no sobra
Nos sobran
tantas cosas
Nos sobran caras
caras de pfff, de nuevo
caras de monedas del derecho
Nos sobran

y también nos sobran
los puntos suspensivos
pisoteados
en el charco de café
(que también sobra)
Vos sabes
sabemos que nos sobra
un control remoto
y bla bla bla

nos sobran paralelas
que no perpendiculan
Nos sobra una rotonda llena, llenísima de gente
y hormigón
y furia
Nos sobra canal trece
y los demás, un poco
Nos sobra el color negro
que no es un color
¿sabías?
el negro es un valor
como el blanco
como el gris

como después te cuento
un cuento
para despertar.

martes, 26 de noviembre de 2013

A la cuenta de tres

"At the count of three
-he says-
I hope I can disappear
and fly
fly away..." Lou Reed


Lágrimas gigantes
caían
y viejitas con sombrero
(enredadas en las pestañas
de la gente
que no podía llorar)

Así te construiste
sentadito en el campo
de una batalla más

Pusiste un ojo
primero
en su lugar
un ojo abierto al lado
del que no quería ver
Cuando empezaste a abrirlo
sonaba a bisagra de puerta de altillo
y un dedo que sacaste
de la tierra mojada
le acomodaba las cosas por si acaso.

Así te construiste

Rescataste del rincón de trastos viejos
las patas de una silla en miniatura

Y te hiciste un cuerpo
con alas invisibles
que vuelan

vuelan

¿te ves volar?

Así te construiste
con piedritas de colores
y ese olor a montaña
que nos hace bien a las palabras

(porque vos sabes decir
y cómo nos gusta escucharte)

vos tenes un hada buena
que dejó sobre tu cama un par de brazos
esa noche

y te bajaste de la luna
y te naciste

y al mundo le brillaron
tus alas invisibles
que vuelan
vuelan

¿te ves volar?




lunes, 22 de octubre de 2012

Lunes después







Cuando vengan a buscarnos
las generalizaciones
con sus archivos de homo
sus viajes a Roma
sus pocitos ciegos

cuando vengan a meternos
en la bolsa de todos
y dejemos de hacernos
para que nos hagan

cuando la letra chica
venga a masticarnos
y digeridos ya
nos cuelguen
(prolijitos)
en una pared llena de escombros

cuando dejen de ser las cuatro
y te dispongas a dormir
porque ya es tarde

cuando el amor
se pierda en la farmacia
se pida en la farmacia
se venda
en la farmacia

cuando dejes de gritar

cuando nos cierren la puerta
del bar
donde te creo

cuando el fracaso
tenga
finalmente
su botón
cosido en la solapa

cuando vengan a colonizarte
las modas
con sus cuentos

y la guerra civil de tus orejas
levante
banderitas blancas

entonces

entonces vamos a ponernos graves
y debajo de la cama
de la terapia intensiva de la duda

vamos a buscarnos los pies

vamos a ponernos los pies
para saltar.



sábado, 26 de mayo de 2012

des orden

Esta es
mi casa en suspenso
mi ronda de moebius
mi nube anaranjada

Esta es la ventana donde apoyo
la nariz
y las preguntas

Aquel

es el cartel de recompensa
para quien considere amable
devolverme
los puntos finales que no encuentro

Esta
es mi forma extravagante
de decirte nada

Este es el panóptico
de mis errores
el túnel
donde la normalidad
huyó despavorida

Este es mi pronóstico
de ayer
y la que está sobre el fuego
es mi olla
de inconclusión
hirviendo


Este
es mi inventario
de problemas personales
con el tiempo

y las del rincón
son
mis plantas suicidas
al acecho

Esta soy yo
ese par de lagunas
son mis ojos
este
es el hombro
donde voy colgándome la vida
y esta
es mi expedición
de no alcanzarte.

lunes, 14 de mayo de 2012

Escalera al mar

Salir

encontrar el túnel que atraviesa
la dentadura rocosa del otoño
jugarse la partida
de mayo
con el cuatro de copas en la manga
y ya

Y ya.

Que con el agua hasta el cuello
también se respira

Que la espera es un borde
esa costumbre
de perder
las vidas de repuesto

que el bien
viene escurriéndose
en su vanidad

y que el mal
no va a alcanzarle
a nadie
hoy
que tiene los pies
tan diminutos
y estropeados

hoy que estamos en oferta
y que nos compran el alma
los extraños

Hoy

que nos venden buzones
los fantasmas
mientras vamos bailándole
valses
a la muerte
a la mirona muerte
de primera fila
y animal print
y taco aguja

Ya.

Que cuando venga a buscarte
el miedo
-ese barco
hundido
en la memoria-
será tarde

que con el agua hasta el cuello
también se respira
se baila
se tiembla
y se reparten cartas
con los dientes,


que en la habitación dudosa
de la destripada duda siempre-a-medias
hay una ventana

que detrás de la ventana
se nace
y se desmuere

que con el agua hasta el cuello
la vida
también
abre sus aletas

y echa a andar.

viernes, 27 de abril de 2012

Fondo del placard

Una sandalia rota, una bufanda a cuadros y restos inquietantes de lo que alguna vez fuera un todo. No hay caso: Irene ya buscó detrás de cada puerta y no encuentra sus pies. Es extraño pero ya no se alarma, aunque de a ratos se pregunta qué hacer con tantas medias (y llora a carcajadas -por supuesto- mientras los disantros la miran absortos levantando una sola ceja sin atreverse a largar otra consigna). Sólo nos queda el tiempo, qué absurdo -miente Irene- acomodándose las aletas mientras se termina el té.

domingo, 15 de abril de 2012

Este naufragio se autodestruirá



Otra vez sobremuriente
el domingo tironea
y baja
y se repite

(Yo creo que todos estamos enamorados de vos, sobre todo en el momento en que estás preparándote para reir. Vos tenes una cajita con un sol adentro y todos queremos estar cerca de tus hombros espiandote las manos cuando hablan. Es raro, pero yo soy buena cuando te miro)

Si tuviera algo que callarte
y si no te ofendieras
me sentaría a ver pasar
el milenio
en un rincón de vos

(Cuando te miro sé algo y tengo fundamentos. Porque después, desde ese círculo hasta el fin de la nada, yo no sé bien lo que digo o lo que pienso.. Y no me importa, si lo que quiero es atajar todas tus palabras y llevármelas en el bolsillo para sembrarme algo, una planta de vos en el estómago que me haga cosquillas con el viento)


Otra vez sobredurmiente
debo haberte soñado
unas palabras

Debo haberte escrito
una poesía
en blanco

una poesía
más triste que nosotros
una de esas
de contarle los dedos
al olvido

debo haberte contado
también
una escalera

unos versos con tango
y vereda angosta
y quién sabe

Debo haberte escrito
algo
una promesa

una tormenta eléctrica
un trueno
un maremoto

unas palabras
que eran
un naufragio

(Y aunque te suene raro, yo no quiero otra cosa más que convertirme en algo que quepa entre tus brazos)

viernes, 6 de abril de 2012

Gris

Irene no aprendió a disimular; desde la cerradura mira una vez más y vuelve a tumbarse al sol ficticio de la sala de espera más desesperada del otoño. Esto no es el silencio -piensa-, esto no es siquiera una respuesta, ni un pedido de auxilio, ni una palabra de aliento. Esto no es nada -se repite, retorciéndose en cámara lenta en un rincón. Mientras intenta acomodar las manos, Irene piensa en su jardín octabulario y desata un bostezo gris oscuro. Entonces, la sala se cubre de niebla y los impacientes se pisan los talones, se duelen, se nostalgian. No hay nada que hacer dice, arroja y casi susurra el cirujano negándose rotundamente a extirpar la nube negra que desde hace un tiempo habita el estómago de Irene. No hay nada que hacer, esto no es el silencio, esto no es nada, ella lo sabe y lo repite mientras camina lento hacia la calle de siempre, donde esperan los disantros. A la tristeza hay que llevarla bien puesta, piensa Irene, mientras bosteza la enésima nube gris al alejarse.

miércoles, 14 de marzo de 2012

ciudad poker

...Y escucharte respirar mientras dormís
y sacarle a la vida
la máscara de poker
la punta del ovillo
los asuntos

y dejar de preguntarme
si esto
sigue siendo un trueno
mi estómago
o el fin de las respuestas.

Arrastrar una silla
y sentarme
en la esquina de tu vida
a penetrar
el miedo de lo ajeno
la espalda de la gente
el olvido de dios
mis agonías

y mudarme a tu ombligo
después
porque ya es hora

que si la última palabra del mundo es tu palabra
no me importa

que yo también me equivoqué de vida
y llegué tarde
pisándole a la primavera los talones
rodando
en una escalera
de pretextos
colgándome del brazo
de todos los trenes
que no van a Roma

Despegar

cruzarme
de techo
en techo
 todo el laberinto

y mudarme a tu ombligo
después
porque ya es hora

que si la última estación del mundo
son tus ojos
todavía puedo respirar.

jueves, 1 de marzo de 2012

Asuntos Pendientes

No puedo
esto es una piedra
milenaria
enorme
apelmazada
Esto
es una montaña
creciéndome
adentro.

jueves, 16 de febrero de 2012

Una pista más

Irene tiene un grito en la cabeza, uno de esos que echan raíces. De a ratos cierra los ojos y se sacude apretando los dientes. Pero no hay caso. Las ramitas casi tienen flores y desde esta mañana un par de hojas coloradas ya se asoman en su oreja. Los patirotos verdeazules, con la impiedad de siempre,  se desarman de la risa en todos los rincones empeorando aún más la situación. "¡Estás pegada al objeto, Irene!" grita un octábulo mientras relee por vigésimo cuarta vez el mismo párrafo chillón, y entonces el techo está a punto de venirse abajo (como siempre). Irene presiente la debacle, levanta una mano y le pide una pista más al monigote androfágico del solitario spider que va tragándose sus manos. Que va tragándose. Que va.

jueves, 9 de febrero de 2012

Y si acaso no brillara

Desde este bar
anaranjado
negro
crepuscular

en esta esquina del gentío
triste lugar de párpados caídos

sobre esta camilla de dos patas
pariendo un anochecer
sin anestesia

acá
desde estos cuatro centímetros cuadrados
de cristal
que también llora
de a ratos
si respiro

en este pobre sitio
sitiado
de nadas
nadando en tazas
de café
de lluvia

desde esta esquina
(absurda, claro)
de la vida

te prometo

que no voy a creerle a la muerte
aunque me jure

jueves, 26 de enero de 2012

Horizonte

Y con charcos en los ojos
de a poquito
nos vamos poniendo
irremediables

nosotros

tan prescindibles
tan pasajeros
tan última estación

domingo, 22 de enero de 2012

Comunicado

Teniendo en cuenta
que el verano
acaba de llegar a su apogeo
y considerando también
que los disturbios
están generando
caos vehicular
quejas en el barrio
y movilizaciones
la administración
ha decidido
invitarte
elegantemente
(por supuesto)
a salir de mi cabeza
de inmediato

de lo contrario
voy a encontrarme en la obligación
de llamar
a seguridad

martes, 17 de enero de 2012

los trapitos al sol

Y entonces hay que sacarse
uno a uno
todos los trapitos
hay que encuadernarse
ordenarse
por colores
por fortunas
los aburrimientos
hay que saber
de una buena vez
que se está solo
felizmente solo
o solo
a secas
como un perro
Hay que desesperarse
un poco
(también)
porque la paciencia
tiene un batifondo
lleno de sospechas
(no me digas "no"
lo sé
de esperarte lo sé
paradita
firme
yo
la equilibrista
del punto suspensivo
de todas tus frases)
Hay que terminarse
los pies
definitivamente
hay que salirse
de adentro
de la cara
y echarse
a la vida
al agua
a las preguntas
así como vienen
las preguntas
esos perros
hambrientos
esa jauría
esa guerra siempre perdida
de antemano
Hay que sacarse
la respuesta de la boca
los trapitos
uno a uno
antes
de echarse al agua
antes de hundirse
felizmente solo
o solo
a secas
como un perro

jueves, 12 de enero de 2012

martes, 10 de enero de 2012

Bronca y mas allá

Vos no eras un tango
tanto lo odiabas
que casi
casi
te le parecías

Nunca fuiste un tango
y sin embargo
llorando
te bailé cuando te fuiste
sin dejarme
un puto perdón
donde apoyar la cabeza
donde poder dormir

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Llamada

Irene está cansada. Por vigésima vez en el día presiona la tecla "comienzo" y se aleja corriendo, llevándose tres metros más allá su terror a que el microondas le fulmine las pocas ideas que le quedan. Le cuesta correr con los patirotos colgando de su espalda pero no puede evitarlo, el miedo siempre pudo más. "Estás desbordada, Irene" le repiten los disantros que se asoman a su comedor lleno de jugáminos y omblígodos entre los que ya resulta irrespirable transitar. A ella no le importa, ya no los envuelve ni los reconoce. "Vamos, Irene" -se escucha entre las olas- mientras abre el grifo y se zambulle en el lavamanos hasta desaparecer.

martes, 27 de diciembre de 2011

capitalismo y vos

No hace falta caminar estas veredas
tan llenas de nada
y más nada
y brillo

para entender
que los del marketing
deberían venir
a aprender
de tu sonrisa

jueves, 15 de diciembre de 2011

desde abajo

Querido Papá Noel:
para esta navidad
prometo
no volver a dudar
de tu medio de transporte
de tus hábitos nocturnos
de tu panza
eso sí
voy a pedirte
a cambio
que envuelvas para mí
en un papel brillante
una escalera
que me lleve
a la altura de las circunstancias

martes, 6 de diciembre de 2011

martes

Somos tan
minúsculos
cabemos
en una nota al pie
tenemos
un mal día
que más bien es
un colmillo enorme
Nos ponemos los brazos
y salimos
malvividos
igual
a divulgarnos

martes, 29 de noviembre de 2011

Definición aproximada

Tantos años explorando la locura
sus predicadores
su expediente

sus rondas al sol
sus ministerios


Y no.


La locura es
un par de lentes
adiestrados
para verte la nuca
y respirar
siempre
cada vez
que el día echa a rodar
ese final del mundo
con banda sonora
y subtítulos
que es
tu despedida


La locura
es
un cuadro sinóptico
de tus lunares


Un manual de instrucciones
para no dejarte ir


Es que antes
antes
de esas constelaciones
rupestres
en tu espalda
que no sé contar
que me ponen tan
desordenada
y cursi
a la vida le faltaba
un pie
y de a ratos se caía

miércoles, 23 de noviembre de 2011

En qué estaba

No hay muchas maneras de decirlo, está claro: voy a llorar. Probablemente empiece despacio, con gotas chiquitas, redondas, gotas indecisas, titubeantes (y saladas, claro). Voy a llorar, está a la vista. Voy a inundar la habitación, la casa, la ciudad. Voy a arruinar el parquet, la escalera, el cpu, la cama. Voy a arruinarme los párpados, la decencia, la ropa. Voy a llorar como un planeta que llora. Voy a desprenderme de aquel borde y voy a nadar en mi océano de versos que no riman, ni pegan, ni venden. Voy a llorar, sí. Y van a quejarse los vecinos, por supuesto. Y va a cortarse la luz y mis plantas suicidas van a revivir con el agua y la tristeza. Voy a llorar (debo haberlo dicho ya, pero no importa). Voy a llorar con redundancias, con ecos, con veleros al sol, con tiburones, con cisnes, con radiohead, con rimel, con sorpresas. Voy a llorarme a mí, con el estómago, con cada roce de tus manos. Voy a llorarme tus manos, tu catálogo de manos, tus manos en el aire, en mi cintura, en la puerta. Voy a llorar tu sinapsis, tu adn, tu democracia, tu gobierno, tu aliento, tu vos entero, tu perro, tu patio, tu alfombra, tu metáfora, tu metonimia y todo eso. Uff.
¿En qué estaba? 
Ah, sí...voy a llorar.

martes, 15 de noviembre de 2011

Cinta de Moebius



Por esta calle se va a ningún lugar

Probablemente
no exista
en esta tierra
nada más común
y extravagante
y hermoso

domingo, 13 de noviembre de 2011

treinta cosas a la vez

Y encontrarte
entre cosas milenarias
Y mirarte como se miran
las fotos en cajones
cartelitos de stop
para que el mundo pare
a descubrirte
Ahí
el mundo
este lugar
se va corriendo
a dormir
entre tus dedos
apretándose
con todo
y su colección de moscas
su copa de más
su crematorio
para caber debajo de tu almohada
cuando respiras la noche
y te llevas
el todo con sus partes,
cuando cerras los ojos
y me apago
hasta otro día
Yo
que tengo
un vagón de redundancias
en las letras
un moño plateado
en el ombligo
Yo
que no soy
nada más que yo
con una noche larga por delante
y un cartelito de stop
para que el mundo pare
y te descubra

viernes, 28 de octubre de 2011

por una calle empedrada frente a la estación

Y desatarme una trenza imaginaria
y caminar por el borde sin caerme
y armar un rompecabezas que se parezca a vos
como ese bar
que se te parece
que tiene un corazón en algún lado
que late
y tiene
un escenario
y música de cosas muy antiguas
Yo creo
que tu tristeza
es la única verdad del mundo
y creo
que lo demás
son espejismos

miércoles, 12 de octubre de 2011

al Este

Debería dedicarme a cosechar rabanitos
o a mirarte
Necesito un pasamanos
y dejar de pensar
y mover la casa
un poco más
al Este

lunes, 19 de septiembre de 2011

domingo, 18 de septiembre de 2011

Fondo

Cambiarse
como una moneda
de lata
y darse vuelta
para ver el mundo
esa moda aguachenta
ese filamento
el mundo.
Caerse
derrapar en el vicio
de saberse en cáscaras
capas de polvo
de colores
Arrastrarse hasta la orilla
sumergir las manos
el cuerpo
la cabeza
en el barro caliente
apretar los dientes
rasguñar los bordes
buscar en el fondo
y encontrar de todo
piedras
acertijos
vidrios rotos
diamantes
máscaras
canciones.
Buscar con las manos
embarradas
con la boca sucia
con los dientes
Buscar en el barro
de cabeza y hasta el fondo
entre los entres
las algas
la basura
buscar maloliendo
pataleando
despertando alrededor los cuerpos
que se abrazan
se hunden
Sacar
sacar de cuajo
entre la mugre
mientras las señoras miran
se espantan
se perfuman
se retuercen
vomitan.
Cambiarse
ponerse la piel
para tocar mejor
ponerse la piel
hasta encontrar un cuerpo
que también duele
y sumerge las manos
y te nombra.

domingo, 11 de septiembre de 2011

domingo, 4 de septiembre de 2011

Puro cuento

No juego, no les creo nada, tienen la boquita llena de aciertos y restos de comida muy mal masticada. Tienen la palabra justa, cuánta justicia y qué sonora y qué lindo suena todo. No juego. No respondo. Seré parte de la farsa, seguro, pero yo no apuesto. Mirá qué elegante, qué jugado todo, mirá qué linda la gente de bien, como te bienvienen y te aplauden. Yo no juego, los ombligos del mundo me dan caspa y la caspa me mancha la camisa y me da tos. No les creo, su doctrina succionante de calcetines ajenos me despierta todos los monstruitos, dejalos que duerman mejor, que ya es domingo. No les creo, la verdad no es un brazalete ni una flor en la cabeza. La verdad no tiene propietarios, ni exponentes fundamentalistas, ni fotos en facebook. La verdad no es esa pornografía barata llena de palabras bien, ni su producción de mitos malolientes, ni su buena fe, ni su lujuria. No juego. La verdad no está en una exposición. La verdad no es lo que querés mostrar. La verdad no es lo que querés. Yo tampoco sé dónde está, ni sé bien cómo buscarla, pero así no juego.

miércoles, 31 de agosto de 2011

no me hagas caso

Nadie puede prohibirme que quiera viajar en una mariposa
o que quiera escribirte con un lápiz
en un sobre
la palabra viento.
Y tener los pies fríos es tremendo
y también es injusto.
Y pedirte que me abraces puede sonar raro
así que
es muy probable
que nunca te lo pida
pero si querés
vos
abrazame igual
(que no hay problema)

jueves, 2 de junio de 2011

Editorial

Dos horas tratando de recordar una buena idea que -seguramente- no era tan buena después de todo. Qué más da, si al final escribo para nadie. No tengo amigos bloggers (bueno, debo haber tenido uno al que probablemente cansé con mi estilo plagioso y mis redundancias). Mis amigos son más bien comunes: esos con dos pies, dos manos y una cuerda. Mis amigos andan errando por este mundito loco, igual que yo. Ah, si...pero ya nadie me lee (ni siquiera yo). Soy muy mala publicista de mí, soy más bien mala escritora de mí y también soy mala recordando ideas que -seguramente- ni siquiera son tan buenas. A veces, de tanto de mirar el vaso medio lleno, me convenzo de que escribir para nadie tiene sus beneficios: podría redactar frases en los dialectos más oscuros, incluyendo esos horrores ortográficos que a veces me asaltan; podría emprender los dictados más obtusos de la historia o hasta podría decir la verdad y nada más que la verdad (aunque no lo juro). Podría crear un género literario al que llamaría...déjeme pensar, señor monitor (usted que tampoco me lee porque siempre está de espaldas)...lo llamaría "es lo que parece" (aunque para ser género está bastante largo y, bueno...a quién le importa). Quién sabe. Qué más da (¿de dónde habrá salido esa expresión y qué tendrá que ver?). Ves, estoy llena de paréntesis, las ideas me huyen cuando estoy así de cerca y ya nadie me lee (ni siquiera yo). Pienso que tal vez debería cambiar de idioma y por qué no de continente. Quién sabe. Dos horas reincidiendo en nada. Debería escribir unas palabras, unas instrucciones acerca de cómo fracasar en el intento. O debería bajar la persianita y dedicarme de lleno a perder malas ideas en las calles.

martes, 31 de mayo de 2011

sociedades de control

Vea usted
aseñorado señor
usted
(el de trajecito):
en su congreso de pulgas
tan reglado
y tan
tan
aburrido
prefiero las excepciones

vidriera

Es cierto
soy soldado que huye a ningún lado
tengo los pies gastados de correr
y a la cobardía le cuento unas historias
tan incoherentes
que dan risa
A veces
algunas veces saco las banderas
al sol, sí
porque el sol mata los ácaros
y ahuyenta los vampiros
y rompe los encantos
Es cierto
pero no sé
en el fondito negro de las cosas
creo que admiro a esa gente empaquetada
que se adorna con esmero
se empolva la cara
se pinta de rojo
se perfuma
se delinea los ojos
(¿para ver mejor, será?)
pienso
tendrán una brújula escondida
el maldito as bajo la manga
algo
ese secreto
que el vecino me niega con crudeza
mientras barre la vereda y yo estornudo
con un ritmo de locos
(sin paquetes)
Esa gente tan..
disciplinada
tan prolija
y combinada
que se cuelga los collares
siempre al tono
y lleva la moda hasta en las medias
tan agarrados
ellos
con uñas y dientes
de algo
que no puedo ver
ni oler
ni maldecir
Sabes
que a veces me hago
me voy pegando de a poco
todas las piecitas
y me asomo con la punta de los dedos
y no entiendo nada
y al instante ya no sé
si lo que quiero es llorar
o reírme de la risa
o mandarlos a todos
a algún lado (lejos, por favor)
Es cierto
soy soldado que huye
aunque a veces me hago
y otras
saco las banderas
al sol, sí
porque al sol
se nos va cayendo
de a poquito
todo el maquillaje

domingo, 22 de mayo de 2011

terraza del mundo

Necesito
un lugar finito
por donde caminar
un paso
o dos
(chiquitos)
algo por hallar
algo de las hadas
algo...
un sombrero con plumas
un vestido largo
largo hasta el mar
largo hasta tu risa
Un silencio con manos
una canción de enero
con olor a madera
a lluvia
a piedra libre
Algo de tu sombra
con olor a sol
en la terraza del mundo
Necesito que me cuentes
un cuento
que me atraviese las ganas
y me cuente los dedos
uno a uno
Es que a veces me olvido
me confundo
me pliego
me enredo en el aire
y sin embargo

que si vos le guiñas un ojo
el mundito inacabado
este
que nos cuentan
te sigue a donde vayas
se viste de fiesta
se esclarece

miércoles, 11 de mayo de 2011

Once

Gracias
por el cantito
el barco pirata
el tren
el divino botón
la mano
Constitución
los locos
la cabina
la espera
el televisor
la humedad
Los Beatles
la alfombra gris
el poster
las naranjas
un almanaque chiquito
en el que yo viajaba
Gracias
por el humor
la llave
la corrida
el patio
el limonero
el rosa
la terminal
los guantes
el calor
la lluvia
la fisiología
Guyton
Gracias
por el doctor
el mundial
Buenos Aires
la piel
el palo de hockey
la zanahoria
el manualcito verde
el papel
la química
Arenales
la ceniza
los escombros
el ave fénix que fui
tantas mañanas
Gracias
por la sangre
la cuchara
la deuda interna
el universo
la torta negra
el verano
la noche
la memoria
Gracias por Alicia
y por el no cumpleaños
gracias por la cruz
el pic-nic
la fuerza
el caballito
el jardín japonés
los peces
las estrellas
Gracias
por el idioma
el "obispo"
el cine
el dolor
la arena
la avenida
el verso
Gracias por la nariz
que me cuida de tocar
tanta cosa podrida
Gracias
por las manos
los colores
el amanecer
la risa
la frazada
el olvido

Gracias

Gracias
por haber tocado el mundo
y haberle sacado su disfraz

martes, 10 de mayo de 2011

domingo, 8 de mayo de 2011

Lugar

En algún lugar existe, debe existir una playa con arena clara y gaviotas y caracoles. Debe existir una casa blanca con una ventana enorme desde donde se ve el mar, se respira el mar, se escucha el mar. En algún lugar en una casa blanca cerca del mar deben ser casi las diez y debe estar muy limpio el cielo y muy azul. Y el sol debe brillar sobre piedras de colores que el viento no arrastra. En algún lugar el mar se ve desde una ventana enorme en una casa blanca sobre una playa desierta que se esconde del mundo y su atropello, su caso cerrado y sus veredictos. En algún lugar, al que no llego (aunque estiro los brazos y el tiempo y la templanza) existe, debe existir un lugar azul en una playa sin nombre donde tal vez..

martes, 3 de mayo de 2011

allá atrás

Lo que no veías,
con la música tan alta
en tus orquestas,
es que yo iba corriendo
y tenía
unos pies chiquitos
y vos me apurabas
-dale-
y yo corría
corría
y te quería
con desesperación
te quería
y no veías mis pies
que eran unos pies tan torpes
tan
descalzos entre los escombros
(de tu orquesta
y tus violines)
que se confundían con esos ejércitos
de hormigas
que nunca alcanzaba
Pero yo corría
y vos me apurabas
con tu magia verde
y tu guitarra
y tus enormes pianos
y tu orquesta
pero mis pies
no llegaban
y vos
en tu nubecita
de algodón
de espuma
(quién es el más bello, espejito espejo?)
no veías nada
y mientras yo corría
vos
tu piano en la mano
y tu escoba vieja
empezaban a caerse
se caían

sábado, 26 de marzo de 2011

des nutrición

Este último escrito
tan endiabladamente inconcluso
y tan errante
está constandome
casi tanto como vos
y el analista
y los martes

estoy pensando seriamente
en la posibilidad de echarlo al agua
con un poco de sal
para convertirlo
sin remordimientos
(ni despedidas previas
ni sepulturas)
en una sopa de letras
con gusto a cualquier verdura

miércoles, 16 de marzo de 2011

ser o

Qué estupidéz
todo esto

un mundito de colores
que no puede tocarse

un hada madrina
tan virtual
tan transparente

un conglomerado gris
de calefones sin biblia

un día sin uñas
ni pies

un trajecito
de viento

miércoles, 9 de marzo de 2011

exhortación

Esta necesidad
tan
agnóstica
tan
no way out
estas ganas viejas
de hacer explotar todas las bombitas
que te bailan heavy metal
en una tostada sin quemar

este día tan
trabado
que se enredó en una percha
cuando intentabas colgarte
en un collar
el paradigma denso
de la nada

esta genealogía
de importes
esta verdulería de versos
estas ganas

este molinete
trágico
de olvidos

esta banda de rock
que ensaya
en el entrepiso de una idea

esta sospecha de plagio
tan redundante
y lírica
(o esta paranoia)

esta exportación
de negaciones

este cuidado con el perro
este humor sin democracia

estas ganas de contarte
un cuento
para no dormir

viernes, 4 de marzo de 2011

carta

Cuando el mundo
cuelga en un hilo
deshilachado y solo

y esa tristeza malquerida
viene rodando
en sus aludes

llevame
a donde sea

Ofrenda

Nos quedamos con tu soledad

Yo
te deslizo una canción
con pañuelos en un puerto gris
con aire de mar
y sal hasta en los huesos

y me pregunto
por toda la eternidad

qué suplicaban tus ojos
al cerrar
aquella vieja puerta
llena de salidas

martes, 22 de febrero de 2011

quejas en el barrio

Podes decir lo que quieras, pero yo creo que el solitario spider es un fraude. Creo que la araña tiene una papa frita atravezada en el esófago y no puede dormir de tanto azar. Creo también que las diagonales muchas veces no se cruzan (matemática pura, puro cuento). Creo que a las obviedades se las lleva el viento y creo que el espejo es un tipo bravo, qué tipo ese (el del espejo). Creo que salir para un lado y terminar para el otro también puede ser una osadía. Creo que barrer la vereda es una actividad tautológica, y que de la catarsis no se vuelve aunque se disimule. Creo que las casualidades son casualidades puras, pero qué cosa rara. Qué cosa. Creo que en el estómago hay una civilización oscura, antiquísima y sabia hasta la bronca. Creo que el asombro es una fiesta con guirnaldas y fuentes azules con agua de mar y caracoles y quién sabe. Creo que la rima puede no arrimar a ningún lado, y que todo lo que digas puede ser usado a tu favor, por qué no, por cuánto sí. Creo que creer desordenado no tiene sentido, pero cambia. Creo que repetir tantas veces la palabra "creo" crea hostilidades y hastío y quejas en el barrio. Creo que la dialéctica viene bajando desnuda por un acantilado y estamos abajo, ahí nomás, como si tal cosa. Creo que en algún rincón de esta bola gigantesca debería existir un balneario exclusivo para quejosos crónicos con sectores cuidadosamente diseñados para patalear porque sí. Creo que los mosquitos también pueden complotarse y que probablemente Benveniste haya estado equivocado o amenazado de muerte o loco. Creo que la esperanza no es lo último que se pierde, y que las frases hechas deberían retirarse del mercado con chaleco de fuerza y rivotril y espanto. Creo que el psicoanálisis también puede mentir (de acomplejado nomás o de culposo). Creo que al mal tiempo, mala cara y viceversa. Creo que el punto de vista se fue por la borda y que el océano es un lugar hiperkinético y azul. Creo que, definitivamente, las hadas se perdieron buscando al resacoso grano de paciencia aquel que cavaba un hoyo en el desierto cuando todo estaba a punto de empezar.

domingo, 13 de febrero de 2011

frasquito

El mundo entero es un gran plagio
(también)
y estoy plagiada en el espejo
y no me espanto

Y desde el montón te tiro bollitos de papel
uno
dos
tres..

pero vos me regalaste
un frasquito
con chiquitolina y pan de ayer
y dudas

Y ahora me miro en el espejo
y no me espanto
(qué horror)

Uno
dos
tres
desde el montón

Ojalá me escribieras un verso
de cualquier color



Las siete

Las siete. Y la almohada empapada como cada martes. Él se sacude y lucha entre las sábanas como tantas veces, pero esta vez los tentáculos que le envuelven el pescuezo se empeñan con tanta fuerza en el asunto que terminan en un nudo infinito en medio de la cama. Con un esfuerzo espasmódico y desesperado logra torcer la mirada para ver la hora, pero el reloj ha caído esta mañana entre las algas de lo que parece ser el fondo. El sonido lejano del teléfono le hace sospechar que es tarde, probablemente demasiado. Vuelve a sacudirse pero el nudo parece apretarse más y más con cada movimiento. Intenta entonces relajar sus piernas y estirarlas de a poco hasta alcanzar un borde. El teléfono vuelve a sonar, una voz de mujer cruje un idioma ininteligible en el contestador. Es tarde. Con dificultad ensaya un suspiro y desde la profundidad alcanza un respaldo con el pie derecho. Con paciencia inusitada busca la posición adecuada para enganchar la extremidad y comienza a tirar mientras que con sus manos agotadas retuerce el tentáculo violáceo que ha quedado a un costado de su oreja. Él tira. Tira y retuerce. Al cabo de lo que parecen haber sido unos cuantos minutos ha logrado acercar su boca al brazalete aquel y ahora lo muerde con una furia sobrehumana hasta cortarlo. El teléfono ha dejado de sonar. Es demasiado tarde. De nuevo a correr y a arrastrarse entre sábanas salitrosas y peces para meterse en el traje azul casi sin secarse. Un día más a correr hasta el ascensor, hasta la puerta de salida, hasta la calle, sin notar que un tentáculo ha quedado colgado de su nuca.

domingo, 6 de febrero de 2011

Este es medio feo

Yo te hablo con mis voces
todas mis voces en el aire
como un tsunami rabioso
de finales del mundo
y de avioncitos de papel picado
y broncas como tango
y ganas.
Yo te escribo con mis poquedades
y mis criolladas
con letras grandes y luces y estrellitas
para que veas unos puntos suspensivos
que son así de maldecibles
así de torpes
tan torpes
que dan
a veces
ganas de abrazarlos fuerte
para espantarles el susto
de andar solos por la calle.
Yo te digo cosas
que no riman
ni pegan
ni venden
ni atraen.
Yo te digo cosas
que están solas
y que llevan
un moño colorado en el ombligo
(que no se ve en el espejo
pero que brilla cuando apagas la luz).
Yo te creo
y te agradezco el espejismo como puedo..
así
con mis broncas como tango
y con mis ganas.
Con mis cosas de papel picado
que no riman
ni pegan
ni venden
...aunque les brilla un moño en el ombligo si apagas la luz.

viernes, 4 de febrero de 2011

lunes, 31 de enero de 2011

Desaprender

De ellos aprendí
que para ser otro
a veces
sólo basta con buscarse en el espejo

...y que asustan bastante
esos
que no perdonan la alegría
(ese resto, esa moneda en el aire, esa... )

De vos
supe
mi infimisticidad
mi neologismo
mi torpeza

mi traje de colores
mi nariz colorada

mis antropías

Supe
que Sócrates
era un buen tipo

Y que a la noche hay que bordearla
muy despacio
para espantar a los pájaros que comen migas

supe que las hadas también duermen
o se enojan
o miran Gran Hermano
o, quién sabe..

¿Dónde están las hadas?

miércoles, 26 de enero de 2011

conejo del azar

No lo creyó, ni lo contó siquiera, es probable que no lo sepa tampoco (o lo sospeche), pero en la luna hay un conejo en puntas de pie sobre su siglo arrojando monedas desde alguna orilla. Claro. En la luna hay una fuente azul con agua de mar y caracoles y piedritas blancas y corales, donde las horas tienen formas como nubes o son nubes las horas (quién sabe, quién osara decir, quién se atreviera). Quizás lo sepa el conejo -o lo sospeche-, será por eso que cambia monedas por cartas sin póker en su fuentecita azul de cosas raras. Desde el otro lado le gritan otros de otros remolinos sin sal de arenas movedizas ni dialectos. Le gritan otros de otros artefactos unos abecedarios de jungla con letras hectáreas solas de desierto. El conejo, mientras, sonríe y arroja monedas a sus espejismos cantando lo que suena del tango con coros de astronautas y niños con vals y banderines. El conejo canta bajito en sus orillas raras de horas nubes y sus musas de algodón y su tristeza.
En la luna hay una fuente azul con agua de mar y caracoles y piedritas blancas y corales.

sábado, 1 de enero de 2011

cuentito sin hada

Dibuja estrellas
las acomoda con paciencia frente a tu ventana
y se va
dejando
miguitas de pan
en las veredas

viernes, 24 de diciembre de 2010

regalo

No les creo
(nunca les creí)
esas miradas de oficina
esas ojeras,
toda una enorme encrucijada de reojos
y de repente nada
ya no eras
bah
mentiras!
ahora lo sé
Papá Noel sos vos
me lo vas a negar, claro
pero yo ví
ese día pude ver el traje colorado
asomándose de tu ropero..
después
pensando un poco en todo lo demás
no me quedaron dudas

y desde ese día
entiendo
que hayas desaparecido
(con tu melena
y con tu barba
a repartir juguetes por el mundo)

jueves, 23 de diciembre de 2010

Cinco millas

Las reí juntas
juntas las usé
las uní deliberadamente
las malgasté, también
las combiné
(muy arbitrariamente)
respondiendo a la liturgia inútil
de huirme o de buscarte.
Y no te busco
sólo sé que hablaba de tus manos
tus manos en tierras desconocidas
tus manos que eran
¿Quiénes eran?
¿Existían?
Y jaja y jeje
(se escuchaba desde afuera)
sin comillas
¿cinco millas?
-Claro, entendamonos, que asusta..
-pero..
-nada
-...de nada
-buenas tardes
Así, desposeído y de pie
corrías en círculos anaranjados
mientras yo recomponía (con desesperación de mundo) los diminutivos de la historia
para que encontraran amparo
tus desquicios..
Después las reí
las usé
y las malgasté..
para decirte (por decirte algo..algo de veras, algo en definitiva) que si se trata de existirte
creo
que el universo
versa más
y es menos absurdo
si en algún rincón de sus vestigios
dormís vos.

martes, 28 de septiembre de 2010

desconsuelo

Vos sabes que hay cosas que no pueden pasar.

Y yo

que de a ratos te creía o, al menos,

te desconfiaba

hoy sólo le tengo un miedo visceral

a tu silencio

a tu misericordia

a tu regazo

a tus inexistencias

tus espasmos

a tus ausencias que son omnis

parapléjicas

desesperadas

miopes.

Hoy le tengo miedo hasta los huesos

A tu absurdo

A tu bocanada de cosmos

A tu aliento

Hay cosas que no pasan en tus sueños

Hay pecados que son tuyos

Sólo tuyos

Por tu culpa y tu infinita culpa

De desaparecer

Vos sabes que niñez

No rima con muerte

y no pueden tocarse

no se tocan

-escuchame-

no se tocan

tampoco se rozan

ni se amarran

ni se miran siquiera de reojo

ni se reconocen.

Hay cosas que no pueden pasar

Vos lo sabes

y sin embargo

tengo entre las manos el olvido

de todos tus universos

el recuerdo de lo que eras

a veces

si existías

Entonces

cuando salgas

(Si es que salís algún día

De tu episodio de nada

de tu desconsuelo

de tu ruina)

voy a estar esperando

(con mi miedo visceral y mi tristeza)

Para mirarte a los ojos

Y que me expliques por qué.

jueves, 16 de septiembre de 2010

la verdad de un loro

Tu media verdad es una ofrenda. Yo te veo entre las cosas, mientras las señoras pasan rubias y estampadas vos miras desde un balcón en una calle con nombre que a veces te olvida. No esperes que entiendan. Desatate -mejor- esa sonrisa que me puede, que mientras (entre razones bulímicas y loros enjabonados) yo le voy tejiendo al día un hueco de sol que te abrace la tristeza.

sábado, 4 de septiembre de 2010

aparente mente

Paso sin estilo entre la muchedumbre, paso de-cadente a la corrida y sigo -que me esperan, siempre esperan en casa, casa espera, quién lo duda- destejiendo los significantes de las partes del todo que no alcanza (pero casi). No tropiezo (pero casi) y las teorías van armando el mundo (esa bola gigante o diminuta, esa palabra redonda que se mueve). Paso y sigo. Tengo llaves, llavecitas, cajas de cambio, palabritas, un mechón de pelo incontrolable que apenas sacudo y tengo papeles también, tantos papeles que me explican explícita, implícita, aparente-mente. Voy por una calle numerada que atraviesa el invierno en puntas de pie, cuando es de noche. Voy por una calle ordinaria con orden y ordenanzas en una navecita que rueda como el mundo (esa bola gigante o diminuta, esa palabra). Voy. Voy rodando bola de palabras y llego a un cruce de curvas malheridas y desagües. Ahí estás vos, de prontísimo estás vos en la esquina donde explota el concepto en millones de naditas que te salpican los pies salados y escamosos. Vos me miras desde tu agujero negro con ojos que nada temen ya, ahora que la tierra se fue con su salpicadura miserable. Vos me miras esperando sin esperar, ahora que la nada extravagante no es concepto sino calle y vereda y nada que redunda (a quién puede importarle que redunde o verse o despilfarre). Vos me miras, ángel mugriento, angelito de un dios que tiró la toalla y se hundió en esos mares. Vos me miras, un segundo nomás, y yo te miro. Y malodio el mundo, esa palabra que te escupió de un cuerpo que no es carne. Vos me miras y yo respiro tu oxígeno oxidado y me pregunto y me pregunto y me pregunto en círculos, como una bola. Vos me miras y voy rodando en una gota de mundo hacia el abismo. Y esta ciudad que nunca acaba, te acaba con bronca en la vereda. Después, claro, después está la alarmita repugnante que suena y suena -y que te apures, apurate, que no llego (y nadie llega, mi amor, a ningún lado). Sigo a casa -a casa- esa palabrita que me espera, quién lo duda. Yo a casa. Y vos, frío. Y el mechón de pelo incontrolable y la calle con orden y ordenanzas. Vos frío, ángel del dios de todos los olvidos. Vos, ángel de una miga de pan que el mundo escupió con odio y desconsuelo. A vos, que podría llevarte, no te llevo a ningún lado, ahora que yo también soy un poco esa palabra vacía que no es cuerpo, ni carne, ni acertijo, ni recuerdo.

jueves, 12 de agosto de 2010

lejos

Cuado vos y you
usted
y el ejercito despabilante de tu sangre
son una misma
arremolinada marea
las cosas son
Son
Y la metonimia de la tarde
tiene unos colores raros
unos corazones pendulares
que se mecen en tu espalda
sacuden la ciudad
y te despiertan.

martes, 20 de julio de 2010

Algo de patio

Yo te creo
y creerte tiene algo
de abuela en la cocina
y de nostalgia
te creo la risa
las manos
y las sinrazones
Te creo
y creerte tiene también algo
de patio de recreo
de barrilete (cósmico)
y de lluvia.
Te creo porque creerte
siempre es una fiesta
una calle de pueblo
una consigna
Yo te creo los labios
como centinelas
te creo las dudas
la máscara
y las peripecias
Yo vengo a creerte
aunque todo y más que todo
aunque la historia
Y todos esos soles que fabrico
-no lo dudes-
vienen con tu nombre
tu credo
tu memoria.

miércoles, 14 de julio de 2010

prescindiendos

Después de las epidemias
de la escoba del buen hombre
y la templanza
de la dignidad de las señoras
y la historia
después de las leyes
y sus remisiones
del bocado de nada
y la osadía
después de las aves patrias
y la niebla
de las palabras en vela
y los escombros
después de las antesalas
del olvido
antes
antes y después de la memoria
existe un territorio
insomne
remitente
estratégicamente oblicuo
heterodoxo
inmune
espabilante
que
-entre mis ideas aceptables
y tus comisuras-
prescinde
de la buena fe y la utopía.

viernes, 2 de julio de 2010

Con fin

Abrimos el cajón

Le quitamos a la tarde sus memorias

Tan decibles

Tan atropelladas

Tan insulsas

Acariciamos las sorpresas

(que nos cuidan como milagros)

Las palmas los versos las pericias

Todo

Y sus excepciones

Volvió / Volvieron

a las rondas.

Abrimos el cajón

Nos volvimos manos

Encontramos estrellas coloradas

Encontramos estrellas

Verdes estrellas

Encontramos

(Le quitamos a la tarde sus desvelos)

Nos volvimos patio

Y

Al fin

-con fin

por fin

sin acertijos

ni cabos

ni ataduras-

olvidamos la muerte.